inundaciones AMG
Fotografía: UdeG
Guadalajara, Jalisco. 

Aunque en el Área Metropolitana de Guadalajara se tienen identificados 350 puntos de inundación recurrentes, en Zapopan son tres zonas las que concentran la mayor preocupación de Protección Civil y Bomberos ante el inicio inminente de la temporada de lluvias: el Arroyo Seco, La Martinica y Avenida Patria.

De acuerdo con el comandante Sergio Ramírez López, esas zonas son las más críticas por la invasión de cauces, disposición inadecuada de residuos de gran tamaño e incluso impermeabilización de zonas de infiltración en las partes altas, lo que aumenta la cantidad de agua que corre en la vía pública.

En el caso del Arroyo Seco el director de Protección Civil afirmó que están identificadas más de 4 mil invasiones que afectan el flujo del agua, sin embargo no han podido revertir la situación.

“Hemos venido platicando con Conagua y debo reconocer que ha sido muy complicado trabajar con ellos y no de ahorita, es un tema que venimos arrastrando por lo menos tres años donde hemos solicitado intervenciones, hicimos un levantamiento y un dictamen de estos cauces, encontramos más de 4 mil invasiones y no ha pasado nada (…) Son obras muy costosas y vemos invasiones de todo tipo, casas habitación, empresas”.

No obstante informó que por parte del municipio en la subcuenca de Atemajac, cuya principal arteria es el arroyo de Patria, el municipio construyó un vaso regulador en Colomos Tres y dos obras de retención en Los Robles y El Ixtépete, con lo que esperan una disminución de hasta 15 centímetros en la acumulación del agua en la vía pública este año.

Es de señalar que investigadores de la Universidad de Guadalajara como Luis Valdivia Ornelas han explicado que las fuertes inundaciones en Patria se deben a la suma de varios factores; la pérdida de capacidad de conducción del agua del arroyo, obstrucciones como la construcción de un estacionamiento subterráneo en Plaza Patria que impide el libre flujo del agua, la impermeabilización de las partes altas de la cuenca, entre otros, que no se solucionan simplemente con más vasos reguladores sino con un ordenamiento integral del territorio y de la cuenca.

Violeta Meléndez