Fotografía: Gobierno de Jalisco/ Diseño: Alonso Vidal.
Guadalajara, Jalisco.

En 2021, en plena crisis de abasto de agua en la ciudad, el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) aplicó la primera etapa, a manera de prueba piloto, del programa “Nido de Lluvia”.

La iniciativa consistió en instalar una cisterna, una tubería para captar agua de lluvia en las azoteas y tres filtros, así como un sistema de bombeo de agua para reutilizarla para lavar la ropa, trapear, bañarse y lavar los trastes.

Esta primera etapa se realizó en la Colonia Mesa Colorada, al Norte de Zapopan, donde el programa se instaló en 600 viviendas de forma gratuita.

Al visitar la zona, las familias refieren que el sistema es benéfico. Incluso, mientras sus vecinos tuvieron que comprar pipas, por los tandeos, ellos tenían agua almacenada.

“Pues sí tiene mucha utilidad porque reduce el agua de la red. Así no gastamos tanta, utilizamos más bien de la lluvia. Sí, de hecho, en eso nos ayudó mucho, porque nosotros sí teníamos agua y los vecinos estaban comprando pipas o estaban batallando mucho, trayendo de otros lados”, relató.

De las tres viviendas visitadas, una familia sí tuvo un ahorro de 50% en el consumo de agua y pagó la mitad que el año previo. Otra vivienda quedó igual y una más incrementó de mil 500 a mil 700 pesos por el gasto anual de agua.

Gabriel Barrón fue uno de los que consumió menos de la red del SIAPA, gracias al agua de lluvia que almacenó.

“La verdad es un gran beneficio que nos sirvió bastante, ya que en ese tiempo había bastante problema por la escasez del agua y aun así nos sirvió, porque de ahí agarrábamos todo para lavar y para el aseo de la casa. Lo que es todo el temporal ya nos sirvió bastante y es lo que comentábamos con mi esposa, que es lo que nos ayudó bastante. Parece que hasta el final de las lluvias. Nos sirvió bastante. Sí se redujo el consumo. Se puede decir que un 50 o 60% fue lo que nos ayudó bastante”, refirió.

 

Fotografía: Gobierno de Jalisco.

 

En la casa de María Dolores Cortés Sandoval viven cinco personas y el sistema “Nido de Lluvia” les fue útil.

“Muy bueno, porque incluso el año pasado empezaron con los tandeos de quitarnos el agua hasta ocho días y a mí sí me sirvió. Me imagino que a las personas que no tienen aljibe es mucha ayuda, porque a veces tiene uno el dinero, pero no tiene donde almacenarla, un recipiente y sí, sí nos ayudó”, manifestó.

El programa del SIAPA, en coordinación con la organización Isla Urbana, con sede en la Ciudad de México, también recibió buenos comentarios de parte del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec), organismo de la sociedad civil que pugna porque en el Área Metropolitana de Guadalajara y en Jalisco se adopte una nueva gestión del agua.

María González Valencia, directora del Imdec, explicó que en la ciudad y en la Entidad existe “desigualdad” en el derecho al agua, ya que 347 mil habitantes en la capital jalisciense no tienen el servicio en sus domicilios.

“Nosotros reconocemos este primer esfuerzo del Gobierno de Jalisco, de tener una primera experiencia de captación de agua de lluvia. Sin embargo, nos parece relevante que también hagamos un análisis de cuál es la situación del agua en el Área Metropolitana de Guadalajara; es decir, quiénes sí tienen agua y quienes no tienen agua”, afirmó.

Una propuesta que hace el Imdec es que se haga una reforma a la Ley de Aguas para el Estado de Jalisco y sus Municipios y se obligue a las empresas, a las industrias y a las plazas comerciales a instalar sistemas de captación de agua de lluvia.

“Lo que se está proponiendo, y que es lo que nosotros sugerimos para Jalisco, es que sobre todo cuando hablamos de captación de agua de lluvia, se tiene que obligar a los grandes usuarios a captar el agua de lluvia, a tratarla y a reusarla. En la Ciudad de México esta Ley ya determina que todas las nuevas construcciones están obligadas a instalar sistemas de captación de agua de lluvia”, precisó.

En la siguiente etapa, el programa “Nido de Lluvia” pretende que este año se incluya a siete mil familias para captar agua pluvial.

Si se hace un uso responsable, la cisterna de una vivienda puede abastecer a una familia de cuatro integrantes hasta por dos semanas.

Fotografía: Gobierno de Jalisco.
Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here