Fotografía: Rocío López.
Guadalajara, Jalisco.

Aprendizaje, dolor, angustia y también esperanza, es lo que el sector de enfermería ha vivido durante estos dos años de pandemia por COVID-19.

En el marco del Congreso Internacional de Enfermería se realizó el panel “No somos héroes, somos profesionales de la salud”, donde el Maestro del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, Alejandro Franco Martínez, explicó:

“Fue terrible, como se los dije a ellas, fue terrible si quieren romantizar de que salimos adelante, sí, salimos muy adelante, pero la experiencia fue terrible. Hablando de la perspectiva del paciente, de la angustia del paciente, la angustia de una enfermedad desconocida, la angustia de lo que fue el diagnóstico, de lo que iba a pasar con ellos, fue terrible. Para el paciente y para el personal, porque no teníamos ningún protocolo establecido para el tratamiento de los pacientes; teníamos la información, pero no teníamos las herramientas específicas para poder dar una buena atención”.

Se reconoció también que hay secuelas en la salud mental de estos trabajadores, por lo que, aseguraron los panelistas, ya hay atención por psicólogos en sus respectivas instituciones. Sin embargo, aseguraron que no siempre las enfermeras y enfermeros se atreven a pedir ayuda.

Finalmente, los estudiantes agradecieron el liderazgo de los panelistas y los estudiantes de enfermería recibieron, ávidos, sus consejos y recomendaciones. El panel estuvo moderado por el coordinador del Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano, Omar García.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here