Fotografía: Ignacio Pérez.
Guadalajara, Jalisco.

Durante el foro organizado por la revista Nexos: “México, un Presente en Busca de Futuro”, Lisa Sánchez, directora de México Unido contra la Delincuencia, advirtió que la vida civil y política de la nación ha sido invadida cada vez más por las fuerzas armadas, lo que transgrede las leyes.

Se tienen acreditadas 246 funciones transferidas por el poder civil a los militares y prácticamente nadie dice nada, dijo la activista.

“Estamos viviendo una transferencia incontenible de funciones, de dinero y de poder a las Fuerzas Armadas, sin que por ello se discuta en el Congreso, se discuta en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se discuta en los medios de comunicación y el tema se tome lo suficientemente en serio. El empoderamiento de los militares en 2021 no sólo es palpable en materia de seguridad. Este fenómeno de transferencias de funciones en seguridad pública no es nuevo”, resaltó.

Por su parte, el ex presidente del INE, Luis Carlos Ugalde, dijo que la democracia mexicana sufre varias fracturas, entre ellas la “prostitución del lenguaje”, protagonizada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Además, señaló que debe frenarse la intervención de la delincuencia organizada en los procesos electorales.

“La segunda que viene de la mano de la primera es la prostitución del lenguaje. Cuando las palabras significan lo que cada uno quiere, no hay puntos de referencia semánticos para poder tener un diálogo que genere aprendizaje y este tema siempre cancela otras cosas, como es la rendición de cuentas y muchas otras cosas. Este tema permea de manera acelerada y hago esta reflexión en esta Feria del Libro, porque la destrucción de la democracia inicia con la destrucción del lenguaje”, aseveró.

En el foro realizado en FIL Pensamiento, el moderador Héctor Aguilar Camín dijo que lo peor de todo es que no se ven acciones en este Gobierno para corregir estos problemas que ponen en riesgo a la democracia mexicana.

Incluso, afirmó que todo parece indicar que desde la Presidencia se quiere “estar bien” con los militares y con la delincuencia, algo nunca visto en gobiernos anteriores.

Ignacio Pérez Vega