Fotografía: Isaura López Villalobos
Fotografía: Isaura López Villalobos
Guadalajara, Jalisco.

Una diversidad de irregularidades en el sistema de justicia para atender los casos de violencia vicaria en Jalisco.

Un centenar de mamás y papás en la entidad exigen justicia por sus hijas e hijos, y para ellas mismas, como Angela María Barba Ascencio, quien exige tener en sus brazos a Angelito de 9 años, quien fue arrebatado por el padre de familia de éste.

Aunque, Angela fue recibida por el Gobernador Enrique Alfaro para dar seguimiento a su caso, en la operatividad de la justicia jalisciense la realidad es de injusticia, denuncia la madre de familia.

“Nos manifestamos para caminar rumbo a Casa Jalisco para pedirle a nuestro gobernador que por favor nos reciba, que haga caso de esta situación; yo el día de hoy marchó por mi hijo, mi hijo se llama Angelito y tengo casi dos años sin estar con él. El gobernador me prometió ayuda me recibió y sí me dijeron con las autoridades competentes, pero en realidad no hubo resultados, definitivamente ahí los que se siguen moviendo atrás del gobernador y el gobernador no está enterado, necesitamos que se entere que nos pueda ayudar en esto” señala Angela Barba.

Fotografía: Isaura López Villalobos
Fotografía: Isaura López Villalobos

Desde hace dos años, Angela María lucha por una justicia pronta y expedita para poder tener a Angelito, sin embargo, ha sido todo lo contrario.

La violencia vicaria, de acuerdo con la definición de la Comisión Nacional de Derechos Humanos es una violencia contra las mujeres en la que se utiliza a los hijos e hijas y personas significativas para ellas, como un medio para dañarlas o producirles sufrimiento.

Este domingo, familiares de Ángela y de otras madres y padres de familia que viven violencia vicaria se manifestaron de manera pacífica desde la Glorieta Minerva rumbo a Casa Jalisco para pedir justicia por sus hijas e hijos.

Isaura López Villalobos

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here