Fotografía: Cedida por Octavio Aburto, investigador experto en ecología marina. EFE
Madrid, España.

Los manglares constituyen una primera línea de defensa natural frente a fenómenos marinos adversos y, además, son importantes sumideros de carbono pero están en retroceso: el planeta ha perdido un tercio de los que existían, han alertado científicos y conservacionistas.

El análisis del 2021 de la alianza internacional de organizaciones ecologistas Global Mangrove Alliance (GMA) muestra que estos ecosistemas marinos costeros –con una extensión de cerca de 140.000 kilómetros cuadrados km2 en zonas tropicales y subtropicalesprotegen frente a la erosión, el oleaje y el aumento del nivel del mar y reducen el riesgo de inundación.

Además, son capaces de capturar altas tasas de carbono, hasta el punto de que:

“una hectárea de manglar fija cien veces más carbono que otra de bosque tropical”

Ha explicado Ricardo Aguilar, director de expediciones de Oceana Europa.

Otra de sus ventajas es que sus raíces funcionan como hábitats para cría de moluscos, peces y crustáceos, por lo que aproximadamente un tercio de las pesquerías de pequeña escala dependen de su existencia.

Fotografía: Cedida por Octavio Aburto, investigador experto en ecología marina. EFE

Octavio Aburto, profesor investigador en ecosistemas marinos del Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California en San Diego (EEUU) ha certificado que:

“muchas de esas especies no sobrevivirían sin los manglares”.

Pese a todos sus beneficios, esta especie se halla en retroceso: el análisis de la GMA identificó pérdidas de manglar en un 10,8 % -más de 15.000 km2- sólo entre 1996 y 2016 y concluyó que el 60 % de esas pérdidas –sobre todo en sus hábitats más habituales: el sureste asiático, Centroamérica y el Caribe- se debieron al impacto humano a través del desarrollo costero, la acuicultura y la deforestación.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here