Fotografía: FICG
Guadalajara, Jalisco.

“Trabajar en proyectos tan grandes como las franquicia de Marvel es todo un honor, un reto, pero al finalizarlos terminas hecho de acero o hecho polvo”, comparte Scott Derrickson, en su Master Class en la edición 37 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Scott fungió como director de Doctor Strange 1 (2016) y para la realización de la misma contó con un presupuesto de 200 millones de dólares, en comparación de su filme ‘Sinister’ (2012) que solo tuvo 3 millones y ‘The Black Phone’ 18, sin embargo, el director acepta que siempre se tiene el mismo problema con todas las cintas.

“Todas las películas tienen el mismo problema, nunca tienes suficiente tiempo ni suficiente dinero. No importa cuál es el presupuesto. Hay algo en el proceso de realizar una película que tienes como un frasco en el que pones tu dinero y luego le tienes que poner agua para rellenarlo…He sido afortunado porque esas tres películas que mencionamos las terminé a tiempo y sin pasarme del presupuesto”.

El cineasta acepta que es un desgaste importante involucrarse en un proyecto como Doctor Strange, ya que es son dos años de arduo trabajo y contó como anécdota que a la premier de la cinta acudió su amigo Robert Downey Jr. y le preguntó si ya se había divorciado de su esposa o que problema le dejó el haber filmado la película, sin embargo, el director se siente orgulloso de lo que pudo plasmar en ella, ya que representó fielmente la visión de Steve Ditko (autor del cómic) e impregnó una visión nunca antes vista en el MCU marcando un antes y después en todo ese universo.

Héctor Navarro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here