Manifestaciones Venezuela
Fotografía: AP Photo/Rodrigo Abd

Caracas, Venezuela.

Agentes de seguridad dispersaron con gases lacrimógenos manifestaciones en el oeste de Venezuela, donde la policía detuvo a al menos 20 personas tras cuatro días de protestas para exigir mejoras en los servicios públicos en plena pandemia, denunciaron este sábado varias ONG y diputados.

Las manifestaciones surgieron en siete municipios del estado de Yaracuy, incluyendo su capital San Felipe, de 237 mil habitantes, informó el independiente Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en Twitter.

Grupos de manifestantes con barbijos de tela coreaban “¡Militar, escucha, esta es también tu lucha!” ante un piquete de miembros de la Guardia Nacional, equipados con material antidisturbios en una vía de Yaritagua, una localidad de 136.000 habitantes en Yaracuy.

Momentos después, uniformados lanzaron bombas lacrimógenas y las personas huyeron, constató la AFP.

Las autoridades respondieron “con represión a los justos reclamos de la población“, usando “bombas lacrimógenas”, denunció la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

Al menos 20 personas fueron detenidas durante las manifestaciones de los últimos días, contabiliza Foro Penal, organización defensora de derechos humanos.

“Estamos cansados”, se quejó con el tapabocas en el cuello Carmen Quintero, habitante de Yaritagua. Esta ama de casa de 62 años dijo sentirse “prácticamente en un holocausto” en plena pandemia de covid-19 en Venezuela, con unos 71 mil contagios y 591 fallecidos, según cifras oficiales.

Este país de 30 millones de habitantes permanece en cuarentena desde marzo para frenar el avance del virus. Desde entonces, se ha agudizado la crisis social aunque las manifestaciones políticas han perdido fuerza, según el OVCS.

“Estoy sin gas, sin agua, ahora viene el racionamiento de luz, sin gasolina (…). Salimos a protestar para desahogar esa rabia que tenemos dentro”, contó Quintero a la AFP.

Ante lo ocurrido en Yaracuy, la diputada opositora Adriana Pichardo prevé una “oleada de protestas que simplemente responde a la necesidad de un pueblo” y no a convocatorias partidistas.

“Podrían decir que no estamos liderando y es porque esto es un acto absolutamente espontáneo” al que “el régimen (de Nicolás Maduro) va a responder con más violencia”, señaló la parlamentaria a la AFP.

De acuerdo con Marino Alvarado, activista de Provea, desde hace dos semanas se han incrementado las protestas “relacionadas principalmente con servicios públicos”.

En Venezuela, según el OVCS, se produjeron más de 4 mil protestas durante el primer semestre de 2020, la mayoría en reclamo de derechos básicos como alimentación o mejoras de servicios públicos. Han dejado más de un centenar de detenidos, decenas de heridos y cuatro fallecidos.

El país caribeño atraviesa la peor crisis de su historia reciente, con servicios colapsados y casi siete años de recesión. En el interior de Venezuela, la escasez de gasolina es crónica y hay constantes cortes de electricidad que pueden durar días.