Fotografía: ITEI
Guadalajara, Jalisco.

Ante la denuncia hecha en la tribuna del Congreso del Estado, respecto a que se prepara una convocatoria a modo para elegir presidenta del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI), la aludida por la coordinadora de la fracción de Hagamos en el Congreso de Jalisco, Mara Robles Villaseñor, respondió a través de una carta.

  1. Aislinn Lizeth Ramos Rubio, la candidata mencionada y ahijada del diputado de Morena, José María Martínez, asegura que en la acusación hubo impresiones, como el hecho de que sea la penúltima con la peor calificación de 51.28 puntos. Es decir, la número 17 de 18 participantes.
  2. Negó que sea improvisada y en cambio asegura que tiene la preparación académica y experiencia para buscar la titularidad del ITEI. Destacó que ha trabajado en el Instituto de Transparencia y que fue titular de la Unidad de Transparencia de Tonalá.
  3. En ese sentido, acusa una campaña en su contra en medios de comunicación y en redes sociales, tratando de afectar su trayectoria profesional.
  4. Insiste en que se le violentaron sus derechos al darse a conocer su información personal.

    “Es aún más grave e inadmisible que se haya utilizado información clasificada como confidencial con la intención de menoscabar mi imagen pública”, cita textualmente.
  5. Finalmente, en el documento comenta que:

    “De forma intencionada se ha señalado que las y los especialistas que realizarían la próxima evaluación fueron seleccionados para favorecerme. Resulta absurdo pensar que las y los especialistas harán un trabajo sesgado y se corromperán sólo por el hecho de evaluar a la hija de Mario Ramos, porque es una persona conocida”, destaca.

Especialistas en la materia, en cambio:

  1. La aludida por Mara Robles omite decir en su comunicado, que ¡reprobó el examen anterior! Eso, independiente de la exactitud de la calificación que dijo la diputada. El caso es que no acreditó méritos conforme a la evaluación definida por el Congreso.
  2. Que esos espacios que presume que ha ocupado, en los que ha estado, ha sido gracias a su papá (Consejera Distrital, cuando Mario Ramos era Consejero Estatal). Eso es tráfico de influencias. Al Igual que en Tonalá, donde la empresa de Mario Ramos (Alternativa) está contratada y a ella la ponen de responsable de la oficina de Transparencia. 
  3. Nunca se niega su derecho a registrarse. Se hace ver, eso sí, el conflicto de intereses y la nula independencia que tendría respecto del coordinador de Morena (la ahijada y que ahora trabaja en la fracción de Morena), como titular de un órgano constitucional autónomo que requiere absoluta imparcialidad.
  4. La Suprema Corte de Justicia de La Nación (SCJN), como lo observó esta abogada, ha determinado que todos los documentos y resultados de un concurso público, de alguien que participa por un cargo público, son información pública. Omite además citar que como aspirantes todas firmaron una “solicitud de registro” en el formato que les dio el Congreso, en donde textualmente se otorga consentimiento por escrito para autorizar la publicación de la calificación del examen de conocimientos.

Entonces, no se violenta ningún derecho al escudriñar en la trayectoria, resultados o méritos de quienes compiten por un cargo público, precisamente si se presumen problemas. Especialmente, cuando se advierte un abierto conflicto de interés como es el caso.

5. El proceso para elegir a la presidenta del ITEI es público, mediante convocatoria pública, expedida por un ente público como el Congreso. De forma que discutir el proceso y los resultados es un asunto de interés público, excepto para quienes desean ocultar relaciones que los comprometen o el posible conflicto de interés.

Víctor Chávez Ogazón

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here