Fotografía. Gobierno de Zapopan
Guadalajara, Jalisco.

Porque conceder el permiso de habitabilidad de la Villa Panamericana abriría la puerta a que la zona del Bajío se llene de viviendas, el alcalde electo de Guadalajara (y también presidente con licencia de Zapopan), Pablo Lemus Navarro, afirmó que se asegurará de que “ni hoy ni nunca” se conceda ese permiso.

Mediante un comunicado, recordó que esa zona es de “vital importancia” para el equilibrio ecológico de la región y la recarga de los mantos acuíferos que permiten a la ciudad tener agua.

Recaló en el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa, Laurentino López Villaseñor, quien recientemente emitió una resolución “con la que pretende regularizar el uso habitacional” de la Villa; y en Jaime Moreno Cardeña, a quien calificó como “un empresario de dudosa fama pública y que tiene participación en la venta de departamentos en la villa”.

La razón: ambos han emprendido una campaña en medios para achacarle la responsabilidad de sus actos al Gobierno de Zapopan”.

Recordó que antes de pedir licencia como alcalde en Zapopan emprendió acciones para evitar que se entregara dicha licencia, y que “a su regreso” reforzará esos mecanismos “para evitar que ahora ni nunca la Villa Panamericana pueda obtener la habitabilidad por parte del Gobierno de Zapopan”.

Llamó a los ciudadanos para que no compren vivienda en las Villas, pues “si un notario accede a escriturar un departamento sin que se muestre la habitabilidad, esta escritura podría resultar nula”. El mismo mensaje lo hizo para los notarios.

El alcalde con licencia añadió que el magistrado Laurentino López Villaseñor “pasa por alto que los promotores inmobiliarios no han entregado cuatro hectáreas de áreas de cesión que les corresponde, y que no cuentan con la factibilidad del ISAPA para poder prestar servicios a sus futuros habitantes”.

Concluyó que conceder la habitabilidad en la Villa Panamericana “atenta contra la ciudad, el medio ambiente y el patrimonio de quienes pudieran comprar”.