Por: Aurora Quijas

Como parte de la iniciativa de la sociedad de neurociencias para crear una interacción directa de científicos, académicos y especialistas, el Centro Universitario de los Lagos realiza en la Semana Mundial del Cerebro diferentes conferencias con temas como: Niebla mental y Covid-19, Memoria y envejecimiento, Regulación neural del balance energético y la conducta alimentaria, Alzheimer familiar de inicio temprana en los Altos de Jalisco, Ludopatía, Alimentación y cerebro, Áreas del cerebro encargadas del lenguaje entre otros temas.

Samuel Nava Alcántara, Psicólogo cognitivo conductual impartió la conferencia Niebla mental y Covid-19, nuevos retos en la intervención psicológica, donde señaló que la enfermedad ha ocasionado afectaciones en el aparato respiratorio, disnea, neumonía, tos, insuficiencia respiratoria, alteraciones en el hígado y riñón lo que causa daño renal agudo.

“Dentro de las posibilidades hay alteraciones músculo esqueléticas, vasculares, hematológicas a nivel de piel de las que primero fueron descritas, el nivel gastrointestinal, diarrea, vómito, dolor abdominal o anorexia, daños a nivel cardiaco, miocardio, miocarditis, así como alteraciones de salud mental”.

Samuel Nava, explicó que el personal del sector Salud se encuentra en los afectados por el Covid-19, lo que les ha producido diversos trastornos y alteraciones de la salud mental como del estado de ánimo, delirios, psicosis, desesperanza, ansiedad, depresión, estrés postraumático.

A través de las redes sociales los jóvenes y adultos que contrajeron la enfermedad Covid-19 respondieron a una encuesta sobre qué afectaciones ocasionó el padecimiento en su organismo, donde el 66 por ciento de las personas reportaron que sufrieron una afectación en un órgano, comentó Samuel Nava.

“25 personas es decir una de cada cuatro personas que llenaron estás investigaciones reportaron afectación en varios órganos”.

Por último, Samuel Nava agregó que estudios relacionados con la Covid-19 han encontrado manifestaciones neurológicas como la pérdida del gusto y olfato, dolores de cabeza, problemas graves como alteraciones de la conciencia, convulsiones o el síndrome de Guillain Barre.