salud mental
Fotografía: EFE/ Juan Carlos Hidalgo
Guadalajara, Jalisco.

Ansiedad, depresión, déficit de atención y de memoria son algunas de las afectaciones mentales que presentan las personas que padecieron COVID-19, sin embargo, aún no hay un estudio específico que determine dicha relación.

El director del Instituto Jalisciense de Salud Mental (SALME), Francisco Javier Ramírez Barreto, mencionó en entrevista que, este es un problema de salud mental que comienza a generalizarse a nivel mundial, pero aun hace falta realizar estudios específicos para identificar si puede atribuirse como un factor interno biológico.

“Hay pacientes que tienen microinfartos cerebrales producto del proceso inflamatorio del COVID-19, pudiéramos entender que por las zonas de localización pudiera estar generando este tipo de trastornos, que se en la amígdala, en la corteza temporal etc, pero todavía no se tiene una fisiopatología clara de porque está habiendo estas manifestaciones en los pacientes”.

 

Para identificar los cambios mentales, indicó Ramírez Barreto se deberá realizar estudios específicos antes, durante y después de haber padecido COVID-19.

“Muchos de los estudios son de hallazgos clínicos, lo que se reporta en el mundo a seguimiento de los pacientes (…) pero no es que se haga un estudio para haberles tomado una tomografía, previo a la contingencia y después como para entender la correlación que hay o incluso una persona que tenga un estudio previo al COVID-19, que le dé COVID-19 y luego poder verlo después de COVID-19, ahí está esta complejidad”.

Ante los casos de afectación mental que se han reportado en diversos estudios internacionales y manifestado las personas que han padecidos COVID-19 de forma leve, moderado o grave, el Instituto Jalisciense de Salud Mental, de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), analiza realizar un estudio de investigación al respecto, el cual deberá someterse a un Comité de ética.

“Las investigaciones llevan un procedimiento que garantice la fiabilidad de los datos, de tal forma que se lleva una logística que hay que armar, pero en esta situación de pandemia se genera un problema importante desarrollar una investigación así”.

A tres años de la pandemia por COVID-19 a nivel mundial, en Jalisco se han identificado con mayor prevalencia desde el aspecto social, los trastornos de ansiedad y depresión.

Isaura López Villalobos

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here