Guadalajara, Jalisco.

En Jalisco se incumple con la aplicación del Protocolo Alba para casos de niñas, adolescentes y mujeres desaparecidas, pues solo entre un 3 y 6 % de ellas cuenta con una Cédula Única de Identificación, advierte la abogada y académica del Centro Universitario por la Dignidad y la Justicia del Iteso, Alejandra Cartagena López.

En el caso más reciente relacionado con la desaparición de cuatro adolescentes en Tlajomulco, fue solo la Comisión Estatal de Búsqueda quien emitió una ficha de búsqueda, sin embargo, Cartagena López manifestó que eso no sustituye la cédula, creada a partir de un protocolo que marca búsquedas diferenciadas e inmediatas para estas desapariciones.

“Lo que nosotros hemos podido documentar y ustedes lo pueden ver en las propias redes, que es donde la autoridad difunde, es que son muy pocas las cédulas que activa el Protocolo Alba. La única justificación que nos dice el Protocolo Alba es que cuando no actives una cédula es porque está en riesgo la vida de más menores o la localización de las mismas”.

En caso de no activarla, debe existir un informe de la Fiscalía Estatal fundamentando las causas de por qué no se hizo.

La última publicación en las redes sociales de Protocolo Alba es de hace casi un mes y las mismas se hacen con espacio de hasta un mes, cuando en Jalisco hay actualmente mil 201 mujeres, niñas y adolescentes desaparecidas. La falla más grave es que no hay ministerios públicos con perspectiva de género.

“Dan por hecho que al ser una desaparición voluntaria no pueden ser víctimas de la comisión de un delito, y eso está muy equivocado porque las pone más vulnerables, no sabemos si están enganchadas en una red de trata, no sabemos si alguna persona se está aprovechando de la situación para ejercer violencia. Nos preocupa mucho el tratamiento que se le está dando a este tipo de desapariciones”.

El comité técnico de este protocolo no ha sesionado ni una sola vez para acordar estrategias de búsqueda diferencias y la coordinación entre las instituciones.

Para Roxana, Flor, Beatriz y Gloria, la abogada advierte que debería existir un protocolo Alba, una Alerta Amber y una comisión de búsqueda coordinadas, pues aunque se informó sobre la localización de una de ellas, sin dar detalles y que la desaparición fue voluntaria, eso no exime que estén en riesgo de ser víctimas de un delito.

Fatima Aguilar