Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

La única opción para presionar a la empresa Caabsa Eagle, a que cumpla con el servicio de recolección y disposición final de la basura, es actuar en forma conjunta entre los alcaldes de Guadalajara, Tonalá, Tlaquepaque y El Salto, advirtió el presidente municipal tapatío, Pablo Lemus Navarro.

El funcionario criticó la acción del alcalde Salvador Zamora, quien trajo cinco toneladas de basura a las oficinas de la concesionaria.

Lo que debió hacer Zamora -dijo Lemus- era clausurar la planta de transferencia “La Cajilota”, donde Caabsa tira la basura que recoge en Tlajomulco.

“No podemos permitir que un alcalde de otro municipio venga a tirarnos cinco toneladas de basura. Me parece que es una falta de respeto. Nunca nos avisaron de esta acción. Nunca hubo diálogo ni previo ni posterior y yo como alcalde y respondiendo también a las peticiones de los vecinos, pido respeto a nuestra ciudad y a nuestro municipio y sobre todo, a los ciudadanos”, expresó.

Lemus admitió que no multó al presidente de Tlajomulco ni lo detuvo, como sí lo hizo con una vecina que tiró dos bolsas de desechos en un Punto Limpio, ya que quiso evitar un problema mayor. Sin embargo, le advirtió a Zamora que si vuelve a dejar basura en la banqueta de Caabsa, ahora sí lo va a sancionar, por violar el reglamento municipal en la materia.

“Es falso que un municipio pueda resolverlo solo. Lo tenemos que resolver en conjunto y este tipo de mensajes no abonan a la unidad ni al respeto. Yo estoy en la mejor disposición con Tlajomulco, con El Salto y con Tonalá, de tener un diálogo respetuoso y pro positivo, de encontrar soluciones e incluso de encontrar sanciones para Caabsa, pero en conjunto y no tener escenario en el cual un presidente municipal de otro municipio, viene a tirarnos cinco toneladas de basura en la vía pública, para hacernos un show mediático”, puntualizó.

Lemus invitó a Zamora a actuar en forma coordinada para retirarle la concesión a Caabsa. Sin embargo, aceptó que “no es facil” hacerlo, porque simplemente Guadalajara necesita 300 camiones para hacerse cargo de la basura, ya que cada unidad cuesta tres millones de pesos.

Agregó que en este momento Guadalajara no tiene disponibles 900 millones de pesos para retomar el servicio de aseo público y quitárselo a la concesionaria que da servicio a Guadalajara desde 1992 y cuyo contrato vence hasta 2024.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here