Fotografía: EFE/Lourdes Cruz.
Playa del Carmen, Quintana Roo.

Activistas de la organización internacional Greenpeace, junto con otros colectivos, se encadenaron simbólicamente a la maquinaria que se utiliza para construir en el selvático tramo 5 del Tren Maya, a la altura de Playa del Carmen.

Aunque la movilización fue pacífica, al lugar llegaron varias patrullas de la Guardia Nacional, la Policía Municipal e incluso la Fiscalía General del Estado, ya que en el número de emergencias 911 recibieron un reporte de disturbios, ya que los activistas se encadenaron a la maquinaria pesada para impedir que continuaran los trabajos de desmonte de la selva.

Aleida Lara, directora de Campañas en Greenpeace México, dijo que la inmovilización de la maquinaria es para llamar la atención del presidente de la República para que frene las obras y respete el marco legal.

“Estos trabajos se están llevando a cabo sin contar con una manifestación de impacto ambiental, lo cual está violando la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (Lgeepa), en la que en sus artículos del 170 al 174 se establecen sanciones en caso de no presentarse manifestación o en casos de no cumplirse”, señaló.

A raíz de que se anunció un cambio de ruta por las protestas de organizaciones empresariales que se opusieron al paso del Tren Maya sobre la carretera que conecta a Cancún con la Riviera Maya, los trabajos de desmonte selva adentro avanzan rápidamente.

“Estamos pidiendo el respeto al marco legal del país, porque de no ser así la devastación ambiental estará avanzando miles de kilómetros, ya ahora, hasta el día de hoy van más de 30 kilómetros de selva por 60 metros de ancho”, agregó Lara.

Para la vocera de Greenpeace, el proyecto es totalmente inviable y representa un riesgo.

“Toda la Península es una zona de relevancia de conservación de la biodiversidad de nuestro país, esta zona particularmente, tiene grandes alertas, para empezar el suelo kárstico, poroso, representa un espacio inestable para la construcción de un tren”, explicó.

Aleida Lara consideró que, ante la serie de violaciones a la legislación ambiental vigente en el país, es necesario detener este tramo de las obras.

“El tramo del Tren Maya, el tramo 5, es inviable. Este tramo es un caos icónico, está en contra de la ley”, reiteró.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here