Fotografía: Elizabeth Ortiz
Guadalajara, Jalisco.

Si quieres realizarte una prueba COVID-19 para viajar, ir a una fiesta o regresar a trabajar, no te la van a hacer en las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es para quienes tienen síntomas y, además, un riesgo de complicarse.

Las pruebas están reservadas para:
-Personas mayores de 60 años
-Diabetes
-Hipertensión
-Insuficiencia renal
-Enfermedad que genera inmunocompromiso
-Embarazadas

El médico supervisor del primer nivel, delegación Jalisco, Ismael Herrera Franco, explicó que en las 114 unidades tienen un Módulo de Atención Respiratoria del Seguro Social, que por ahora trabaja a marchas forzadas.

El IMSS está trabajando a su máxima capacidad. La afluencia diaria es de unas seis mil personas, pero cuatro mil acceden a la prueba.

“Y, prácticamente, las unidades grandes que tenemos aquí en la Zona Metropolitana están destinando a veces hasta la mitad de sus consultorios para la atención de estos pacientes con sospecha de COVID. Entonces, te puedo comentar que hasta el corte del día de ayer teníamos en la delegación más de 300 módulos que están distribuidos en todas las unidades y todos los turnos para la atención de estos pacientes. Estamos generando más de seis mil atenciones al día”.

En un módulo se hace una valoración de los pacientes para determinar quiénes son candidatos para una prueba y eso ayuda a agilizar las filas. En realidad no es necesario que todos vayan al Seguro.

Puedes ingresar al portal www.imss.gob.mx o a la aplicación IMSS digital. Ahí vas a encontrar un cuestionario sobre síntomas, si eres un caso leve, tienes que permanecer en casa.

“¿Cómo saber si me estoy complicando? Pues bueno, que tenga una fiebre mayor de 38° que no cede, ya me estoy tomando el tratamiento que me indicaron y no puede disminuir esta temperatura o que empiezo con dificultad para respirar, tengo mucha disnea, mucha dificultad para respirar; movimientos o se llaman pequeños esfuerzos como levantarme de la cama, ir al baño, eso me fatiga mucho, me hace que me falte el aire, subir las escaleras, son datos de alerta y quiere decir que tengo que ir a atención. Una tos con expectoración muy fuerte que no cede con el transcurso de los días, pues bueno hay que acudir a consulta”.

Pero si a los dos o tres días las molestias van disminuyendo, sólo es necesario un aislamiento de cinco a siete días para reincorporarte a tus actividades. Después de ese lapso no necesitarás una prueba para volver a trabajar.

“Estamos teniendo mucha demanda de atención de personas que acuden porque quieren una prueba porque van a viajar, porque se las exigen en su trabajo para poder reincorporarse, porque quieren salir de fiesta, con las nuevas recomendaciones y quieren tener su prueba para ver que están negativos, no se las van a poder hacer, no se las vamos a poder hacer, es necesario que reservemos las pruebas que tenemos solamente para los casos que pudieran llegar a complicarse”. 

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here