Fotografía: EFE/Luis Torres / Referencial
París, Francia. 

En 2019 fueron asesinados en todo el mundo 57 periodistas, indicó este lunes la Unesco, que recalcó que aunque es la cifra más baja en una década la impunidad sigue siendo la norma en los crímenes contra ese colectivo, ya que nueve de cada diez quedan impunes.

“Demasiados periodistas siguen pagando el precio final por sus reportajes”, señaló la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay, con motivo del Día Internacional para Acabar con la Impunidad de los Crímenes contra los Periodistas.

En 2018, el número de muertes se elevó a 99, frente a los 80 de 2017 o los 102 de 2016. Esto hace que en los dos últimos años el total de asesinatos descendiera un 14 % respecto a los dos anteriores.

La mayor cantidad de atentados mortales se produjo en 2019 en América Latina y el Caribe, con el 40 % de todos los registrados, seguida de la región de Asia y el Pacífico (26 %) y de los Estados Árabes (18 %).

La Unesco indicó que aunque nueve de cada diez víctimas mortales son hombres, las mujeres son sobre todo objeto de “ataques de género” en internet y en otros medios que ponen en peligro su seguridad.

México (12), Siria (6) y Afganistán (5) anotaron el mayor número de asesinatos en 2019 y en 2018 encabezaron igualmente los ataques, aunque en esa ocasión se puso al frente Afganistán (16), seguida por el país latinoamericano (13) y por Siria (9).

De los 156 asesinatos en 2018 y 2019, poco más de la mitad (51 %) tuvieron lugar mientras esos reporteros estaban de servicio y los restantes fuera de su contexto de trabajo inmediato, añadió el informe de ese organismo con sede en París.

Al igual que en años anteriores, en los últimos dos los más vulnerables a los ataques mortales fueron los periodistas de televisión (30 %), seguidos por los de radio (24 %) y por los de prensa escrita (21 %).

Además, hasta septiembre de este año, momento en el que la organización redactó su informe, en 2020 habían sido asesinados 39 periodistas: 16 en América Latina y el Caribe, 11 en Asia y el Pacífico, 7 en los Estados Árabes y 5 en África.

La Unesco alertó de que aunque los asesinatos han disminuido “considerablemente” en los países con conflictos armados, el descenso ha sido menor en aquellos que no los sufren, una “tendencia preocupante que indica que la mayoría de periodistas asesinados lo son fuera de los escenarios de guerra”.

Informar sobre corrupción, violaciones de los derechos humanos, delitos ambientales, tráficos ilícitos e infracciones de carácter político pone a los reporteros en el punto de mira y hace que algunos practiquen la autocensura como reacción a las amenazas.