Torres Gemelas
Fotografía: Juan González

Es una de las sobrevivientes del 11 de septiembre de 2001. Ana María Novoa Madrigal tomó unas vacaciones que cambiaron su vida. Llegó a Nueva York el 10 de septiembre, hace justo 20 años, haciendo escala en su viaje a Canadá. Y como su estancia sería breve, decidió aprovechar el tiempo.

Ese martes 11 de septiembre se dispuso a trasladarse a lo que llamarían posteriormente “la zona 0”. Fue sola porque su esposo, Evaristo Fonseca, no quiso acompañarla. Él se quedó en el hotel.

Eras las 8:41 de la mañana. La Torre Norte estaba a cinco minutos del primer impacto del vuelo 11 de American Airlines que viajaba de Boston a Los Ángeles. El ambiente era apacible y, según recuerda, sereno. Cuando el caos comenzó, Ana María aún no sabía lo que estaba sucediendo.

Novoa Madrigal traía consigo una cámara de video, por lo que grabó prácticamente todo lo que estaba observando. A partir de este momento, las escenas impactantes y desgarradoras de lo que sucedió el 9/11 las lleva fijas en su mente.

El miedo se apoderó de ella, pero también el deseo de alejarse de ahí para salvar su vida. En el momento en que pudo sentirse poco más segura a bordo de un taxi, las malas noticias se hacían notar.

A pesar la saturación de las líneas telefónicas, pudo establecer comunicación con sus hijos en Guadalajara. Vio las noticias y, por fin, pudo darse cuenta de lo que había sucedido la mañana del martes 11 de septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York.

Agradecida con la vida, hoy disfruta de cada momento con su familia. Ana María Novoa Madrigal es una tapatía que vivió y sobrevivió el ataque de las Torres Gemelas.

Iván De León Meléndrez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here