El Gobierno del Estado no realizó una consulta con los vecinos de la zona donde se podría alojar el nuevo comedor de la organización FM4 Paso Libre.

Alberto Torres Suárez, uno de los dependientes de una tienda de abarrotes de la colonia Arcos, señaló que fue hasta el viernes cuando se enteraron, por los medios de comunicación y no por la autoridad, que una casa que funcionaba como bodegas de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco se podría convertir en las nuevas instalaciones de FM4.

La finca marcada con el número 468 A de la calle Calderón de la Barca, en la colonia Arcos, pertenece al Gobierno del Estado.

Refieren los vecinos que hace más de una década que estas bodegas funcionaban como un predio donde se guardaban los vehículos incautados por lo que hoy es la Fiscalía General del Estado.

Hace poco menos de cinco años, el terreno fue entregado en comodato a la Auditoría Superior del Estado. Funcionaba como estacionamiento, hasta que se construyó el edificio que hoy alberga las oficinas de Alonso Godoy Pelayo.

Ahora los vecinos que se dicen afectados por estos cambios, afirman que la autoridad sólo busca “trasladar el problema, no solucionarlo”. Pues los problemas de inseguridad se generarían cerca de una zona habitacional, sin las garantías de que la policía tapatía o la Fiscalía brinden seguridad de tiempo completo.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here