Por Gabriela Arreola

Ayer por la tarde, llegó a su fin la serie de actividades y eventos que se ofrecieron a la comunidad universitaria del Centro Universitario de los Lagos y público en general con motivo del II Encuentro de Literatura Hispanoamericana: mitos y realidades. Lo anterior, con la presentación del libro Desde la otra orilla, del poeta Jorge Souza.

Poemas de toda una vida

En el Jardín de los Constituyentes, rodeado de algunos estudiantes y maestros fue que el escritor de volúmenes como Remedios para heridas sin Remedio (2006), En la línea de juego (2007) o Sólo tu desnudez vence a la muerte (2009) presentó su más reciente libro: Desde la otra orilla, una antología de sus mejores poemas que datan desde sus primeros años como un enamorado de las letras hasta la actualidad.

Compartimos algunos fragmentos de los poemas que Jorge Souza leyó para el público:

Casa es la piedra más profunda de la calle,  pan de silencio que no come la boca, especie de refugio cultivado a las puertas abiertas del crepúsculo.

Casa es también las ramas verdecidas que tú miras danzar como un oleaje desde alguna ventana de la noche cuando los colibríes ya se han dormido.

Casa, lo sabes, no es tan solo flores y su voz es tan verde como un árbol y crece día tras día entre tus hijos y bebe de tu pecho y de tu clama.

Un círculo interminable entre el principio y el final

El literato explicó a los asistentes que su nuevo libro tiene un orden peculiar que logró al trabajar con su editor Luis Armenta, esta disposición, compartió con el público, representa una percepción cíclica del tiempo en la que abre con algunos versos sobre el origen del mundo, después siguen composiciones íntimas para terminar con poemas sobre la experiencia humana.

Aquí el primer poema de la antología Desde la otra orilla:

En el principio era el dragón, luminoso y magnífico, con su único ojo abierto, insaciable y su afilada lengua detenida como un colibrí en el centro de la sagrada sílaba.

En el inicio, antes que la sombra y la ceniza, era el dragón y aspiraba su boca la noche inconmovible, los fundamentos del agua y de la flama, el germen de la luz.

Su aliento ardía sobre la sangre virgen, sobre el barro sin forma, sobre las grandes aguas.

Harto de sí se tragaba su voz, sol sin su luz, noche sin su sombra. 

Buscaba lastimado el ojo nuestro, para tejer el mundo en la pupila y ver a través de su luz su propia historia.

Después de que Souza leyera algunos de sus versos, los asistentes tuvieron la oportunidad de dialogar con el escritor; le cuestionaron acerca de cómo había sido el proceso de selección de sus poemas para la antología, preguntaron para qué utilizaba la poesía, además de si acostumbraba hacer correcciones a sus textos.

Fue de esta manera que concluyeron los eventos del II Encuentro de Literatura Hispanoamericana: retos y realidades, organizado por la maestra Yamile Arrieta, jefa de la Unidad Editorial del CULagos, así como por la División de Estudios de la Cultura Regional y el Departamento de Humanidades, Artes y Culturas Extrajeras. Estos incluyeron conferencias, actividades culturales, exposición, venta y presentaciones de libros, entre otros.