Especial | La Muerte en Jalisco




Especial: La Muerte en Jalisco (Parte 1)

El culto a la muerte en México viene desde la época prehispánica, una cultura que ha trascendido hasta nuestros días.
Aunque esta tradición mexicana se mantiene, en los últimos años, las causas de mortalidad han cambiado.
Hoy, la muerte refleja otro rostro. Hace 70 años, las personas morían a causa de enfermedades transmisibles como parasitosis e infecciones digestivas y respiratorias, señaló el jefe del departamento de medicina preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Alberto Ocampo Chavarría.
Sin embargo a partir de 1960 al año dos mil con los cambios en los estilos vida, la alimentación y la falta de ejercicio, la muerte se transformó, disminuyeron las infecciones, pero aumentaron los padecimientos crónico degenerativos como diabetes, hipertensión, cáncer, accidentes y por violencia.
En territorio jalisciense por cada kilómetro cuadrado fallecen 116 personas al día, esto es casi cuatro muertes cada hora.

En territorio jalisciense por cada 18 nacimientos registrados al día, mueren cuatro personas por enfermedades crónicas degenerativas, accidentes y violencia.
Para los analistas en salud pública la tendencia en la mortalidad tiene relación con la edad de la población de 78 años, explicó jefe del departamento de medicina preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Alberto Ocampo Chavarría comenta.
Estos factores, advirtió el jefe del departamento de salud pública de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Igor Martín Ramos Herrera agudiza el estado de salud de las personas.
Pero, ¿Cuáles son las principales causas de mortalidad en Jalisco? En el año 2013, de acuerdo a datos del investigador Igor Ramos, fueron las siguientes:
Las mujeres jaliscienses mueren más por diabetes mellitus, mientas que los hombres por problemas del corazón.
La muerte por grupo de edad varía, en el año 2015 los niños y niñas menores de cuatro años fallecieron por enfermedades congénitas, accidentes de tránsito y por tumores malignos.
La muerte pone a temblar al aparato de seguridad y de salud, los focos rojos están encendidos en los adolescentes, quienes mueren por actos violentos, advierte el encargado de medicina preventiva de la Secretaría de Salud.
Con el paso del tiempo, la salud de la población joven y adultos se deteriora, debido a los estilos de vida, alimentación, inactividad física, y por el consumo de alcohol y tabaco, esto ocasiona que al día mueran casi 30 personas.
Mientras que cada hora mueren en Jalisco, tres abuelos por complicaciones de las enfermedades crónicas degenerativas, especificó Alberto Ocampo médico del sector salud público.
De acuerdo a datos oficiales en la entidad al año se expiden cerca de 42 mil certificados de defunción.

La posibilidad de que 7.8 millones de habitantes de Jalisco enfermen por diabetes, problemas del corazón y de los pulmones es alta, sin embargo las complicaciones son las que conllevan a perder la vida.
En México se tiene un método para conocer a detalle las causas que desencadeno el proceso que llevó a la muerte y los factores personales y ambientales que contribuyeron, esto a través del certificado de defunción.
Este documento legal, explicó el jefe del departamento de salud pública de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, Igor Martín Ramos determina las causas.
El certificado médico es básico para manejar los datos de mortalidad en el país, sus causas, y cuestiones como la edad, el sexo, el lugar de residencia y ocurrencia de las defunciones.
Para expedir este documento oficial, en la entidad el grupo de información en salud determina los indicadores sobre las causas de las defunciones para el llenado del certificado de defunción.
Para obtener el Certificado de Defunción o de Muerte Fetal consiste en solicitarlo con el médico que atendió al occiso durante su última enfermedad, en el caso de muertes por accidente o violencia deberá dar aviso al ministerio público.

Las muertes violentas podrían ocupar el tercer lugar por número de fallecimientos totales en Jalisco, después de diabetes mellitus y problemas relacionados con el corazón.
De acuerdo a los datos oficiales hoy en día, los adolescentes y jóvenes mueren por accidentes viales, homicidio y suicidio.
En territorio jalisciense la tasa de mortalidad por homicidio y accidentes son 35 personas por cada 100 mil habitantes, explicó jefe del departamento de salud pública de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, Igor Martín Ramos Herrera.
Esto refleja, dijo el problema social, de salud mental y económica que se vive en la entidad.
Se estima que por cada 10 homicidios registrados 9 son en hombres y uno en mujer.
De acuerdo a los indicadores del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses de las tres mil 789 autopsias realizadas de enero a octubre del presente año, más de la mitad de las muertes fueron de tipo violento como ahorcamiento, arma de fuego, atropellamiento, choque, estrangulación, golpes e intoxicaciones.
Por sexo predominó más en los hombres que en las mujeres, mientras que por edades los jóvenes y adultos han muerto por ahorcamiento, arma de fuego y por accidentes viales.
Los municipios dónde hay mayor registro de muertes por enfermedad o actos violentos son los de la Zona Metropolitana de Guadalajara, Tlajomulco, El Salto, Puerto Vallarta, Tepatitlán, Lagos de Moreno y La Barca.
En los municipios donde mueren menores son en Mexticacán, Quitupán, San Sebastián del Oeste y Santa María del Oro con un solo caso en cada localidad.
En la última entrega, por salud mental la Iglesia Católica sugiere a las familias colocar las cenizas en espacios comunitarios.

En Jalisco fallecen cerca de 42 mil personas al año por enfermedad o por actos violentos, algunos son enterrados en los más de 300 panteones de la entidad y en otros casos, la persona en vida pidió que al final de su trayectoria fuera incinerada.
La Iglesia Católica pide a los feligreses por salud mental depositar las cenizas en espacios comunitarios y evitar que sean esparcidas, dividas entre los familiares o conservarlas en casa.
El vocero del Arzobispado de Guadalajara, Antonio Gutiérrez Montayo indicó que la instrucción fue recordada por la Congregación para Doctrina de la Fe en el Vaticano.
Aclaró que no se busca imponer esta doctrina sino el reconocer, valorar y respetar el cuerpo humano.
El padre Antonio Gutiérrez sugiere que las cenizas sean depositadas en espacios comunitarios como en un cementerio o en los nichos de un templo.
Además, señaló el encargo de la comunicación del Arzobipado sería prevenir algún daño a la salud mental de las familias que perdieron a un ser querido.
De acuerdo al documento Congregación para Doctrina de la Fe dado a conocer recientemente, señala: “no se permite la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos".
Y va más allá: "En el caso de que el difunto hubiera sido sometido a la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le ha de negar el funeral".
La Muerte en Jalisco se transforma desde la cultura mexicana, las causas de fallecimiento de infecciones gastrointestinales y respiratorias a enfermedades crónicas degenerativas y por actos violentos.
Las 116 muertes registradas al día en la extensión territorial jalisciense, en algunos casos pudieron ser prevenibles.