Por: Marco J. Gallardo

20 de octubre del 2020.- La reubicación de los artesanos que se dedican a comerciar alfeñiques de dulce, así como indumentarias y demás artículos representativos del día de muertos, ha generado pérdidas importantes a los alfeñiqueros, quienes batallan no sólo contra las bajas ganancias, sino también por la supervivencia de una tradición, que a decir de ellos, va perdiendo representatividad en la población.

De acuerdo a varios comerciantes, tras décadas de instalarse durante el mes de octubre en la plaza Cuarto Centenario, los ciudadanos identifican dicha zona como el punto primordial para hacerse de alfeñiques, calaveritas de azúcar, disfraces o simplemente dulces tradicionales. Sin embargo, tras su reubicación a la calzada Pedro Moreno, sus ganancias han bajado considerablemente.

“No pues este año están muy bajas las ventas y en este lugar casi no hay mucha gente, Hay venta más o menos como de 8 a 9, más o menos. Está muy solo”, señora Gladiola Mendoza, vendedora desde hace 40 años.

“Pues ahí más o menos nos está yendo, no crea, como los otros años, como allá no”, señora María del Refugio, vendedora desde hace 30 años.

“Pues sí está muy baja (la venta), pues este cambio sí nos afectó y la pandemia también”, señora María Isabel, vendedora desde hace 28 años.

En lo que refiere a las razones por las cuáles las ventas han bajado, la gran mayoría de los artesanos las atribuyen a su reubicación, pues detallaron que contrario a otros años, cuando tenían ventas parciales todo el día, en esta ocasión se reducen a un horario específico, entre las 7 y 9 de la noche.

Asimismo destacaron que la tardanza en re-aperturar las plazas públicas incidió en su día de instalación.

“Pues mire ha estado un poquito flojo pero pensamos que es por la reubicación también, porque la gente a lo mejor tiene miedo de salir todavía. Pienso que sea por eso, porque estábamos en el Cuarto Centenario y de allá nos movieron para acá, aparte perdimos días de venta, porque nosotros regularmente nos ponemos siempre del día 1ro de octubre al 3 de noviembre, ahora nos venimos poniendo hasta el 8 de octubre porque no quería abrir aquí la calzada. Queriendo y no nos tuvieron que abrir porque ésta es una tradición, una tradición que no se puede perder”, comentó la señora Refugio Hernández, vendedora desde hace 50 años.

En tanto a cuánto han bajado sus vendimias, los comerciantes explicaron que las pérdidas ya se traducen entre un 50% o hasta un 75%.

Por su parte el representante de los alfeñiqueros señaló que otro de los factores que ha mermado la venta fue la incertidumbre, debido a que ellos no sabían si los iban a dejar instalarse, razón por la cual no se preparon como otros años.

“No nos prevenimos igual porque no hicimos el dulce como se debe de hacer, pero pues gracias a dios lo poquito que habíamos aventajado se está vendiendo ahí al pasito”.

Cabe mencionar que a casi dos semanas de su reubicación, el Gobierno Municipal no ha dado difusión alguna a la nueva ubicación de los alfeñiqueros, motivo que acrecenta el desconocimiento de la que será, hasta el próximo 3 de noviembre, su nuevo punto de venta.