Julio Lovio Director de Ordenamiento del Territorio

Por Aarón Navarro Aguirre

Partiendo del hecho de que en Lagos de Moreno no existe una unidad del INAH establecida, es normal que la población se cuestione cuáles son las fuerzas o instituciones que se encargan de mantener vigiladas o en buen estado las fincas y monumentos históricos. Es decir, quién autoriza los cambios, alteraciones, intervenciones o demoliciones a ciertas construcciones del municipio.

Al respecto, el director de Ordenamiento del Territorio, Julio Lovio, explica lo siguiente:

“El cuidado de las fincas, puntualmente, está a cargo de cada particular. Para ello hay incentivos fiscales en el pago del predial. Para las fincas que están catalogadas, a manera de incentivarlos para efecto de que las mantengan en buenas si no en excelentes condiciones. Todos los monumentos históricos son de propiedad federal. Es importante tenerlo en consideración. Sin embargo, algunos monumentos pertenecen al Ayuntamiento de manera administrativa. El caso de la biblioteca, la propia presidencia municipal, el teatro, como tal, están a cargo del Ayuntamiento”.

Ordenamiento de Territorio, antes Desarrollo Urbano, tiene facultades para determinar el crecimiento y desarrollo de la ciudad. Dentro de sus funciones está el tratamiento de cambio de uso de suelo y su aprovechamiento para el crecimiento y la construcción. Pero esta dependencia no es la encargada de dictaminar qué se hace y qué no, respecto a los monumentos históricos.

Las cuestiones que tienen que ver con la construcción de nuevas propiedades dependen del Ayuntamiento, pero lo relacionado a actos sobre los monumentos históricos le compete al Instituto Nacional de Antropología e Historia, así como las posibles sanciones que pudieran aplicar a las personas que dañen o actúen sin autorización sobre estos monumentos.

Sin embargo, Julio Lovio menciona que se tiene un retraso en cuanto al procedimiento con varias propiedades, porque los permisos dependen de la autorización del INAH:

“Ahorita tenemos un problema serio de retrasos con autorizaciones con el INAH, ya que ellos cuentan solamente con cuatro personas para todo el estado para evaluar los proyectos. Eso complica los trámites”.

Este mes surgieron 7 casos que requieren la intervención del INAH; sin embargo, se encuentran pausados por falta de seguimiento. A principios de junio se llevó a cabo una reunión en la que acordó que el INAH haría observaciones y señalamientos a esos casos en un plazo de 48 horas, lo que hasta ahora no ha ocurrido.

En este sentido, se cuestionó al director de Ordenamiento del Territorio por la reciente demolición de la finca que se encuentra entre la calle Luis Moya, esquina con Pedro Moreno, a lo que respondió:

“Como puedes notar, está detenido el proyecto. Está en proceso de aprobación por parte del INAH. Eso fue parte de la reunión que sostuvimos a principios de junio. Entre otros temas, vimos este caso de la finca. En esta reunión también acordamos la actualización del catálogo de monumentos. Tenemos un catálogo donde la última actualización fue en el 2001 por parte de la federación”.

Sin embargo, hay que decir que no respondió quién autorizó este movimiento, ni habló del motivo por el que se decidió dicha demolición.