Primera mesa de trabajo. Territorio y Sociedad

Por Aarón Navarro Aguirre

En el Primer Coloquio de Hábitat, Medio Ambiente y Sociedad, llevada a cabo el 23 de octubre, con sede en el CULAGOS hubo distintas conferencias y mesas de trabajo en torno al tema de la urbanidad y los obstáculos para su desarrollo en las ciudades latinoamericanas.

La primera mesa de trabajo titulada “Territorio y Sociedad” estuvo coordinada por la doctora Rebeca Vanesa García Corzo, quien puso en cuestión a los asistentes especialistas en temas de urbanidad y desarrollo, si han logrado identificar los obstáculos que impiden el desarrollo urbano en Lagos de Moreno.

La Dra. Bertha Alicia Arce Chávez, profesora e investigadora del CULAGOS empezó por hacer unas observaciones respecto al concepto de ciudad:

“Las ciudades creo que se han preocupado demasiado en las políticas públicas en la parte evidente, en la parte estética. Y no nos hemos preocupado por los procesos subyacentes que hacen a la ciudad. La parte industrial, por ejemplo, en el caso de Lagos, tan Atenas de Jalisco, y tan filosófica, y tenemos todas las instalaciones industriales dispersas en la ciudad. Nos gusta la mesa redonda y no dejamos de tirar basura alrededor de ella”.

La Dra. Arce mencionó también que es fundamental que el estado de la ciudad no repercute únicamente en la responsabilidad de las autoridades, sino que la habitabilidad de los lugares lo impulsan, esencialmente, la población.

Por su parte, Alejandro Mendo Gutiérrez, doctor en Ciudad, Territorio y Sustentabilidad por la Universidad de Guadalajara, respondió qué es lo que podría hacerse en torno al problema de insuficiencia en habitabilidad de las ciudades. Menciona que es un problema de carácter estructural.

“Lo que puede hacerse es aprovechar justamente tres pistas: logrando competitividad económica; necesitamos frenar las expectativas lucrativas del capital, pero asegurando que la ganancia razonable mínima que representen negocios. Necesitamos, por otro lado, asegurar la cohesión social. De lo que se trata es de participación ciudadana, no de socialización. Y, por último, una suerte de responsabilidad ambiental por encima de todo”.

También se abordó el problema que nace de las academias, pues su postura ante los problemas en las ciudades no es el de ser interdisciplinaria y homogénea, sino que existen estudios dispersos.