Colonia Maravillas

Por Aarón Navarro Aguirre

La colonia Maravillas se encuentra próxima a Cañada de Ricos, el paisaje es el de un gran llano solitario en el que están situadas algunas casas de manera aleatoria. También hay algunas tiendas, pero en general, destaca el hecho de que hay amplios lugares deshabitados.

Se puede hablar de un lugar desprovisto de muchos servicios. Algunos vecinos incluso tuvieron que cooperar para comprar un poste de electricidad, y a la fecha existen varios domicilios sin este servicio. La falta de electricidad es un problema que los vecinos exigen se resuelva, pues ha habido algunos asaltos a domicilios particulares, y a algunas tiendas, como es el caso de esta señora:

“Les llama uno a la policía y no vienen. O vienen hasta otro día. A nosotros ya nos asaltaron aquí, ni quien viniera. El otro día vinieron unos muchachos vagos que viven por ahí abajo. Lo que se pudieron tragar se llevaron. Y hasta quisieron golpear a mi esposo. Yo le llamé a la policía en ese momento”.

La presencia de la policía en la colonia Maravillas es poca, casi nula.

Los dueños de esta tienda afirman que sí conocen a los jóvenes que asaltaron su negocio. Cuentan que son adolescentes no mayores de 18 años.

Existe otra tienda de abarrotes en esa colonia que también sufrió varios asaltos, aunque más extremos.

“Yo tengo tres años aquí. En el primer año me robaron dos veces, en el segundo me robaron la tercera vez, que fue cuando estuvo un poco más delicado porque fue más con violencia. Me golpearon, me dejaron amarrado y todavía encerrado. Entonces, ahí sí estamos en un nivel exageradamente elevado. Mucha violencia”.

El dueño de este negocio menciona que fueron tres personas las que lo asaltaron y en las tres veces ha denunciado el crimen ante las autoridades. Sin embargo, éstas no han sido muy benevolentes con él.

“Las tres veces denuncié. La primera vez fui a hablar con el presidente, en ese entonces estaba el Güero Márquez. El apoyo que él me brindó fue una patrulla para que me estuviera visitando a diario. Eso fue por una semana. La segunda vez fui a hablar con el jefe de ese entonces de la Fiscalía, Guillermo Padilla. Y salí más enojado porque él me dice: Mira, a estos muchachos que tú dices sí los ubicamos, pero si los agarramos, ¿estás tú dispuesto a enfrentarlos? Como diciéndome, ‘mira, te vamos a encarar con ellos y te vas a atener a las consecuencias’”.

El dueño de este negocio menciona que él mismo les ha propuesto a los jóvenes que ha visto desocupados, trabajar en su tienda, pero dice, lo han ignorado.

A raíz de los asaltos, los dos negocios mencionados tienen actualmente una reja en su fachada.