Ocotlán, Jalisco

A causa de los robos realizados a productores agrícolas  y para tipificar la gravedad de este tipo de crímenes aplicando sanciones más severas Carlos Eduardo Sanchez Carrillo, diputado local del Distrito 15 presentó una iniciativa al Congreso de Jalisco para tratar con estos delitos. Sanchez Carrillo explicó la problemática existente y los resultados que aspira conseguir dicho proyecto.

“Se lleva productos con el maíz acaparado, berry, tomate,  toda la cosecha y producción ellos llegan en vehículos y muy cómodamente se llevan el trabajo de más de un año de los productores del Estado, entonces es necesario que se considere como un delito, estamos promoviendo que se castigue de cinco a diez años de prisión y en su defecto se pueda completar como tal este delito”.

El legislador del distrito XV indicó que la iniciativa tiene antecedentes con una asociación civil de organismos productores, agroindustriales y  empresas de todo el país de para el financiamiento y servicios que denunció en marzo del 2018 la existencia de una crisis de seguridad para el campo en estados claves como Jalisco, Sinaloa y Sonora. 

De acuerdo a este Consejo ha habido indicadores de violencia que han aumentado en zonas agrícolas desérticas y en caminos rurales. Entre los problemas ocurridos en la entidad son los secuestros, robos de equipo,mercancías, maquinaria, fertilizantes y agroquímicos. 

Carlos Eduardo Sanchez Carrillo catalogó la inseguridad al que se exponen agricultores del Estado como inminente y detalló los rubros legales.

“La amenaza para los productores de Jalisco realmente es inminente, los riesgos a los que están expuestos se suman a esta falta de claridad en la normativa para que los proteja y se castigue, este tipo de delitos en el proyecto de reforma que proponemos. Si el pleno fuese avalado se modificaría  el artículo 134 del código penal estableciendo como robo a la sustracción de productos agrícolas del sector primario sin la autorización de quien legalmente es propietario sembrado y cosechado”.

La iniciativa propone sanciones que oscilan entre los cinco y quince años de prisión y multas mínimas de 15 días de salario y máximo de cien, que serían entre diez mil y 500 mil pesos.

Eduardo Sanchez anotó que no hay cifras de la incidencia de crímenes a productores agrícolas pero en 2018 la Asociación Jalisco Union de Agropecuarios, denunciaron el año pasado robos completos a cultivos de maíz, limón y cabezas de ganado en Zapopan. 

Por Diego Iván Vera