Mesa de diálogo sobre los resultados de la Consulta Infantil y Juvenil 2018

Por Aarón Navarro Aguirre

El pasado miércoles 26 de junio se llevó a cabo en Biblioteca Municipal María Soiné de Helguera una mesa de diálogo para analizar los resultados que arrojó la Consulta Infantil y Juvenil que se realizó en el Distrito 02 del 17 al 25 de noviembre pasados. Esta consulta se hizo con el fin de diagnosticar cómo es que los niños, niñas y adolescentes de la República viven su entorno en cuestión de convivencia. Es decir, cómo es su relación con su familia, amigos y comunidad. Los resultados indican que un gran porcentaje de los participantes de la consulta viven o vivieron situaciones de violencia.

En una escala nacional, 5.6 millones de niños, niñas y adolescentes participaron en la consulta. A nivel estatal fueron 326 mil 959 y en la región participaron 18 mil 306.

La licenciada María Elena Martínez comenta qué resultados se extrajeron de la consulta:

“Tenemos que de las 15,182 niñas, niños y jóvenes entre 6 y 17 años que participaron en la consulta, 11,735 respondieron que sí han sufrido algún tipo de maltrato. ¿Qué tipo de maltrato? Para mencionar sólo algunos ejemplos, en el caso del rango de 6 a 9 comentaron el 13.3% de las niñas dijeron que es porque las hacen sentir mal. Los niños de esa misma edad comentan que el maltrato se refleja a través de golpes y es un 12.2%”.

La violencia en primera infancia suele ser a manos de padres o cuidadores, de los 6 a los 11 años. Posteriormente se presenta en la escuela por medio de humillaciones de los profesores o compañeros.

En cuanto a las razones o motores de esa violencia, el licenciado José Mavio Martínez Trejo, visitador regional de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco explicó lo siguiente:

“Hay que recordar que México tiene una tradición machista donde  ser machista hasta cierto punto era un valor, entendido así en películas, entendido así en la cultura. Y creo que eso ha propiciado, en primer término, el entender culturalmente que esa agresión nos viene de historia y nos viene de tradiciones”.

Según la consulta, las niñas sufren, en promedio, una violencia más de tipo verbal, a diferencia de los varones, quienes son violentados de manera física desde edades muy tempranas.

Finalmente, se habló de posibles planes de acción que atendan el problema de la violencia en la infancia y juventud:

“Lo primero, se ocupa replantear a nivel nacional el sistema de valores y de cultura que tenemos y, a lo mejor, hasta crear una secretaría de la familia. Porque eso de un sistema de desarrollo integral de la familia yo lo veo así como que ‘si hay un asunto que no cabe en ninguna otra secretaría, mándalos al DIF, y ahí en el DIF a ver qué pueden hacer’. Pero sí necesitamos replantear un sistema de valores, crear instituciones, destinar presupuesto para atender a los niños. Los niños es lo más valioso que tenemos”.

Ramírez Trejo también expresó que el presupuesto debería utilizarse para dos propósitos: reparar el daño hecho debido al abandono familiar, y para acompañar a la familia en todas sus etapas con el fin de prevenir la violencia de cualquier tipo hacia los menores.