Puesta en escena de El Ilegal

Por Aarón Navarro Aguirre

El viernes pasado se llevó a cabo en la Casa de la Cultura de Lagos el montaje de la obra “El Ilegal”, escrita y dirigida por Juan José Prado Viramontes, y protagonizada por Edwin Aldrin Baru, la cual narra la historia de Paulino, mexicano que vive en el pueblo de “Calvillo”y cuya historia es la representación de los migrantes que intentan cruzar la frontera.

Edwin Aldrin menciona que fundamentó su personaje principalmente en conversaciones que tenía con personas que habían intentado cruzar la frontera. Dice incluso que la personalidad de Paulino es un extracto de las personalidades de gente con las que platicó.

“Dentro de las cosas que pasaron hay mucha gente que le pasaron cosas chistosas al intentar cruzar, como otras muy feas, pero las cosas chistosas son algunas de las que se cuentan. El personaje está construido de muchas de las personas con las que platiqué, obviamente siguiendo el guion original”, expresa Edwin Baru.

Ésta es ya la novena vez que presentan la obra “El Ilegal”, cuyo autor, Juan José Prado Viramontes, expresa que está inspirada en la realidad del contexto migrante que observó en Calvillo, Guanajuato. De hecho, cuenta Juan José Prado, que Paulino sí existió, sólo que en vez del joven muchacho que encarna Edwin, era un hombre de avanzada edad.

Esta obra fue escrita en el 2007, pero después de doce años, Juan José Prado menciona que la migración no es un tema de moda, sino un problema que se ha enarbolado de manera grave en la actualidad.

“El estado de Guanajuato es uno de los estados que más personas se van a EUA, y que ahora con lo de los migrantes que vienen de Honduras, Guatemala, mucha gente que viene a ese famoso sueño americano, y que ahora con Trump se encuentran con una pared gigantesca más que antes, y se topan ahí y no hayan qué hacer más y tienen que regresarse tristemente a sus casa a los países donde están con mucha violencia, con mucha inseguridad”.

En uno de los testimonios que escuchó Edwin Baru hubo una persona que intentó cruzar hasta 14 veces, y cuenta que casos como esos son frecuentes y hasta más graves. La obra “El Ilegal” narra el viacrucis de Paulino de una forma cómica, romántica, trágica e interesante, pero siempre con la constante de reflexionar sobre el cuento del discurso americano. Referente a esto, Juan José Prado expresa lo siguiente:

“Cuando llega el final y encuentra la triste realidad de toda esta gente que han asesinado allá, y ya no se vuelve a saber de ellos jamás. ¿Y qué pasó? Pues muchos de ellos mueren en el intento. Tanto racismo que hay allá, tanta homofobia que hay en EUA, y esto hace que a pesar de eso siguen yéndose. Por eso el mensaje es, cuando dice: mis amigos siguen yéndose para allá y yo me pregunto: ¿vale la pena?”.