Por Gabriela León

La corresponsalía en Lagos de Moreno del Seminario de Cultura Mexicana, trajo este pasado viernes 15 de noviembre, al ex presidente de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Dr. Sergio García Ramírez, abogado por la UNAM, quién también fungió como director de la extinta Prisión de Lecumberri (hoy el Archivo Histórico Nacional).

García Ramírez, abordó el tema del Derecho Humano desde una perspectiva nacional e internacional, destacando a los ocho sectores más vulnerables en México y América Latina: niños, niñas y adolescentes, mujeres, indígenas o pueblos originarios, la comunidad LGBTTTIQ, los adultos mayores o de la tercera edad y los reos del sistema de justicia penal (Personas Privadas de su Libertad), migrantes y enfermos.

El también miembro del sistema Nacional de Investigadores (SNI) comenzó destacando la libertad que ejerce una nación al firmar y permanecer en los acuerdos internacionales. En la jurisprudencia, México pertenece desde 1998 a la CIDH.

“No se trata de normas que se nos hayan impuesto, puede haber hegemonías con pretensión universal, pero no me estoy me estoy refiriendo a ese fenómeno, me estoy refiriendo a los tratados sobre derechos humanos y a los organismos creados a partir de los tratados de los DDHH, y todos estos existen gracias a la soberanía de los Estados, porque son los mismos estado, actuando con voluntad política y jurídica los que engendran los tratados internacionales”.

Con obligada transparencia, el deber de las autoridades recae en el cumplimiento de dichas funciones para proteger los Derechos Humanos, desde el artículo 1° de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

En función a ello, en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos se resalta también que los grupos vulnerables cuentan con una herramienta de justicia que debe ser asegurada por las leyes de cualquier Estado – Nación: la especificidad.

“Hay un principio universal de igualdad de todas las personas ante la ley, este es un sustento del orden normativo, pero también hay un principio (hablando de la igualdad) de especificidad, que hace que se brinde un trato, una protección y una tutela específica a quienes la requieren, a quienes la merecen, la requieren y la necesitan y ¿quiénes son esos? los llamados: vulnerables”.

 Asimismo, García Ramírez, resaltó para Señal Informativa, que a pesar de que existen este tipo de herramientas para la justicia y el derecho, el acceso a estos todavía se encuentra limitadas, y resaltó, que en su lugar, cada vez se agregan más minorías al listado de sectores vulnerables, como los defensores de los derechos, los periodistas y los activistas:

“Es un avance limitado todavía, relativo, pero finalmente un cierto avance, pero no puedo desconocerlo, porque sería desconocer el esfuerzo de quienes han logrado esos pasos adelante, pero al mismo tiempo y tanto se ha dicho: me parece que esos pasos adelante son todavía modestos, insuficientes; significativos y básicos pero finalmente insuficientes. Hay un largo trecho por ganar, sobre todo en aquellas áreas que no han sido particularmente atendidos, sin embargo aquí hablamos de diferentes grupos vulnerables: mujeres, niños, ancianos, presos, indígenas migrantes y el avance en cada uno de sus sectores es desigual, lo hay, pero falta mucho todavía”.