Hundimiento en zona intervenida para instalación de gasoducto

Por Luz Atilano

Tras jornadas de trabajo intenso durante día y noche, y bajo constante vigilancia de Policía Estatal, la empresa Gas Natural del Noroeste está cerca de concluir la obra de instalación del gasoducto de uso industrial en territorio de San Juan Bautista de La Laguna.

Poco han valido en el proceso, para ésta y para el Gobierno Municipal, las observaciones realizadas por organizaciones civiles durante la Misión Civil de Observación iniciada el pasado 26 de mayo; la orden de suspensión provisional dictada legalmente; el campamento de protesta que desde hace diez días permanece en el lugar; y los varios pronunciamientos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco sobre todo luego de las detenciones de tres manifestantes.

Más aun, habitantes del poblado indígena que se oponen a la obra dan cuenta de daños provocados en el suelo de la zona ya intervenida por personal de la empresa gasera. Entre ellos, piedras y escombro abandonados a un costado del gasoducto, hundimientos e inestabilidad en el piso que han empeorado con la llegada de las primeras lluvias del temporal.

“En sí la empresa ya… prácticamente cumplió, aunque entre comillas porque no cumplió, aquí dejaron un atascadero y se está poniendo peor, un atascadero (por  las lluvias). Incluso cuando andaba con la máquina le comenté ‘oye, ¿puedes sacar poquito el tepetate que esté bueno ahí para que le emparejes ahí?’ y me dijo ‘no, a mí me dieron órdenes de sacarlo’… ¿Sí me entiendes?, ni siquiera pueden echarle a uno la mano como para emparejarle poquito más”.

Lo anterior ha sido señalado a este espacio informativo por el propietario de un negocio ubicado a un costado del Libramiento Norte y a unos metros del gasoducto, quien también menciona que, tal como han procedido desde un principio empresa y Ayuntamiento, en ningún momento fue notificado sobre el inicio de la obra, advertido o deslindado sobre posibles riesgos.

En la zona se puede constatar la inestabilidad que aunada a las lluvias ha provocado el atascamiento de vehículos. Y circulan a través de redes sociales múltiples quejas ciudadanas en las que, además de dar cuenta de la vigilancia que persiste en la obra, se reclama la supuesta garantía de los trabajos y se cuestiona sobre quién o quiénes asumirán la responsabilidad del reparo al suelo dañado.