Por: Aurora Quijas

Los peregrinos que transitan con rumbo a San Juan de los Lagos provenían de algunos lugares como la Ciudad de México, Irapuato, Celaya, Querétaro, San Luis Potosí entre otros.

Este año bajó un 15 por ciento la venta de los comerciantes de León que se instalaron en la comunidad de Agua de Obispo durante 15 días para recibir a los peregrinos que se dirigían a San Juan de los Lagos a visitar a la Virgen.

El señor Rodolfo Martínez, comerciante comentó que bajó un 15 a 20 por ciento la venta de repostería en comparación a otros años.

“Yo pienso que se juntaron mucho las peregrinaciones y antes no era así, antes venían variadas, llegaban unas el martes, el miércoles y así era la manera en que se vendía un poquito más, pero si ahora todo junto pues era una aglomeración muy fuerte y no alcanzaba a hacerse lo que se hacía antes”. Dijo Rodolfo Martínez.

Guillermo Torres Medina, comerciante explicó que la venta de su negocio bajo hasta un 75 por ciento debido a que la cantidad de 2 mil pares de zapatos que compro no se vendió Mil 500.

“Si bajo muchísimo porque en otras veces yo traía la misma cantidad, traigo 2 mil pares y me regresaba con 300 o 500 pares, la venta era de Mil 500 pares, ahora me voy a regresar con esos Mil 500 pares”. Mencionó Guillermo Torres Medina.

Opinó que cada año la afluencia de peregrinos baja, pues vieron la famosa caravana de la culebra y no era el mismo número de personas en comparación a años anteriores.

“Cada año estoy viendo que baja bastante, no se a que se deba, ya no hay fe, pero baja y baja,  yo estoy aquí desde el 15 de enero hasta el 2 de febrero, vimos a los primeros caminantes, vimos a la culebra pero no la vimos como antes”,

María de Lourdes, comerciante de comida y ropa, explicó que la venta bajo debido a que no hubo mucha gente como los demás años.

Juan Olmos comerciante de bebida, señaló que la venta estuvo tranquila debido al clima que no les ayudó mucho.