Por Paúl Martínez Facio

Ubicada sobre la carretera Lagos-Encarnación de Díaz, la comunidad de Torrecillas cuenta con alrededor de mil habitantes, comparte con la mayoría de los asentamientos de la periferia una serie de carencias con las que los residentes han tenido que aprender a convivir, un ejemplo de esto son las complicaciones que para los jóvenes de dicha comunidad representa acudir a la escuela a los barrios vecinos. Blanca Estela Lara, agente municipal de la comunidad, expone la situación que tienen que vivir día con día:

«El problema ahí que tenemos, es de la secundaria, los niños de aquí que van a la secundaria de la Orilla del Agua, el camino, no hay un paso bien para poder llegar, entonces tienen que retirarse mucho, a mí me han pedido como agente municipal, el apoyo de las luminarias, un camino, que sea más corto. Tienen que rodear mucho para llegar a aquella escuela, y a esta, de aquí de Buenavista, viene siendo lo mismo, ahorita por los tiempos del agua, también batallan mucho por las calles, no están en buen estado».

El tema de salud tampoco presenta un panorama alentador, pues aunque hace apenas un año y medio se construyó una Casa de Salud, esta no brinda la atención que la comunidad requiere pues cuentan con servicio únicamente dos días por semana, además de no tener los medicamentos de manera corriente, esto debido a que la Casa de Salud depende de la propia comunidad y del ayuntamiento municipal, por lo cual han requerido que se entregue la Casa a la Secretaría de Salud, para que sea esta institución la que les brinde un servicio más completo. Agrega también que algunas calles no cuentan con servicio de drenaje:

«De hecho es el problema que también tengo mucho en Torrecillas, las calles, el luminario, y tengo como tres calles sin drenaje. La que ya tiene la red de drenaje, no puede usar el drenaje, porque todavía no, van a hacer la planta tratadora acá para el lado de la Orilla del Agua y todavía no dan el permiso de que digan, “saben qué, ya se pueden conectar” pero ya mucha gente está conectada, entonces también ahí está otro problema, que el agua está llegando a los ríos cerquitas de aquí, y es mucha contaminación, ahí está de hecho, brinca uno un río y ahí está todo donde está cayendo, y ahí está quedándose. Tanto Torrecillas, como San Miguel Buenavista, La Orilla del Agua, Bajío, Lindero, Ladera, todas esas comunidades tenemos ese problema».

Tema que además ha generado una problemática social, ya que como se ha reportado, los vecinos de zonas cercanas a la Laguna, han manifestado su inconformidad al recibir las descargas de drenajes. Expone también, en el tema de las áreas verdes o recreativas, Torrecillas se encuentra un tanto abandonada.

«Ese es uno de los temas que también hemos estado haciendo peticiones sobre eso, una canchita, algo que motive a los jóvenes, desde diez, once años, ya se la pasan en la calle sin hacer nada, ya no quieren estudiar, ya no quieren hacer nada. Torrecillas está un poco abandonado, el templo está a medias, no contamos con jardín, no contamos con áreas recreativas, no tenemos una canchita, no tenemos nada».

Una situación que de a poco se ha venido generalizando, en la que las comunidades de la periferia se han ido quedando rezagadas, tanto en los servicios básicos, como salud y educación y desde luego en la atención integral que debiera brindarse a todos los habitantes del municipio.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here