Por Tatiana Sánchez

Padres de familia de ambos turnos de la escuela primaria Mariano Azuela han reportado ante espacio informativo el mal estado en el que se encuentra una de las tres canchas con las que cuenta el plantel a causa un hundimiento considerable que pone en riesgo la seguridad de los alumnos.

Señalan que este problema no es nuevo, sino que se arrastra desde hace ya muchos años y que, si bien se han realizado algunos arreglos provisionales en las últimas semanas, éste se ha venido agravando.

Hundimiento en la cancha deportiva de la Escuela Primaria Mariano Azuela,

A continuación el testimonio de varios padres de familia:

“Yo tengo aquí 7 años y el problema está desde que yo llegué, para mí es preocupante como mamá no sólo por mis hijos, o sea por todos los niños, son muchos los niños y el peligro que representa en época de lluvia es bastante, cada vez tienen más ¿Cómo se nombra?, más hundimiento”.

“Lo que pasa que de allá del portón de arriba que da a la carretera entra mucha agua y esa agua se viene a toda la cancha, se pasa de aquel lado donde está la cooperativa y baja; el día que llovió publicamos el video en redes sociales porque es peligroso que se resbalen los niños y se peguen en la cabeza”.

“El problema ya tiene bastantes años, la verdad, ahorita no puedo darte una fecha exacta porque se ha ido empeorando cada vez más. Yo estudié ahí y desde que yo estaba se vio que empezaba a sumirse, ahora mi niña estudia aquí, apenas paso a segundo”.

De acuerdo con los testimonios, el hundimiento en la cancha principal de la escuela se debe a problemas de humedad, ocasionados por un depósito de agua que colinda con el centro educativo, por lo que el suelo que sostiene a la escuela se ha ido deslavando al grado de que la fachada principal también presenta agrietamientos y cuarteaduras:

“Se ha ido agravando cada vez más, ahorita ya tienen acordonada la zona, tengo entendido que la directora ha pedido apoyo y no le han ayudado. No hay recursos para que la puedan arreglar porque como saben es un espacio muy alto… creo que hay mucha piedra y se sigue filtrando el agua y los niños ya no pueden jugar ahí. […] Yo pienso que es un peligro que estén alrededor de ahí porque puede pasar un derrumbe y nadie puede apoyar. Como sabes es una escuela de gobierno y aunque los papás cooperen no va a alcanzar para reparar…, esperemos que algún día puedan arreglarlo antes de que se caiga la escuela”.

A pesar de que el espacio afectado se encuentra acordonado para seguridad de los alumnos, y de que la cancha ya no se utiliza para las actividades de educación física ni como área de juegos durante el recreo, la preocupación de los padres de familia va más allá, pues son conscientes de que en cualquier momento puede surgir un accidente que pudiera evitarse si se actúa a la brevedad.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here