Foto: Universidad de Guadalajara.
Poncitlán, Jalisco. 

Debido a que las autoridades estatales y municipales continúan sin cumplir las promesas hechas a los pueblos del municipio de Poncitlán afectados por enfermedades renales, un grupo de representantes de dichos pueblos fue a manifestarse nuevamente a Guadalajara para exigir se cumplan. El integrante del Foro Socioambiental de Guadalajara, Enrique Lira Coronado, explicó la razón de volver a manifestarse y también los acuerdos a los que se llegaron:

“Es que el viernes pasado quedaron de mandarnos pipas de agua y como ha pasado por 40 años otra vez no se cumplieron, pero venimos y ya se logró, que se manden pipas mientras están los pozos a todos esos pueblos, desde Mezcala a Santa María de la Joya.”

Cabe resaltar que estas promesas ya las habían hecho el secretario general del Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara y el secretario de desarrollo e integración social, Miguel Castro Reynoso, durante la anterior reunión del 2 de junio, pero sólo habían enviado 2 mil litro de agua en botellas de plástico, insuficientes para la demanda de agua potable existente en las comunidades.

Compromisos firmados entre manifestantes y autoridades.

También el presidente municipal de Poncitlán, Juan Carlos Montes Johnston, Volvió a comprometerse para que el municipio haga las gestiones correspondientes ante la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) una vez que se hagan las estudios geofísicos y la posesión del predio.

Lira Coronado también explicó que estas manifestaciones son el motor para que el gobierno haga las acciones que le corresponden por ley, y han dado frutos, ya que incluso se les dejaron tres cartas con las acciones que aún faltan realizar:

“Agua potable de calidad en todos estos pueblos de Poncitlán, saneamiento del Río Lerma y de la Laguna de Chapala, que eso va a tomar más tiempo, porque es citar una junta con los gobiernos del Estado de México, Querétaro, Guanajuato, Michoacán y Nayarit.”

Por último, Enrique Lira dijo que los habitantes de los pueblos les darán una semana para que al menos manden las pipas y dentro de quince días volverán a reunirse para seguir planeando soluciones definitivas.

Por Juan Carlos Salcido. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here