Luis Jaime Ruiz Mojica tomando protesta como presidente interino de Lagos de Moreno a mediados de enero de 2018

Por Paúl Martínez Facio

Luego de que el día de ayer concluyera el periodo de interinato en la presidencia de Lagos de Moreno, de Luis Jaime Ruíz Mojica, la percepción que de su trabajo tienen los laguenses es regular, destacando que incluso algunos de ellos, no estuvieron siquiera enterados de quién estuvo a cargo de la presidencia municipal durante el periodo en el que Juan Alberto Márquez de Anda solicitó permiso para contender por la diputación federal del Distrito 02.

Estos fueron algunos de resultados de un sondeo realizado al respecto:

¿Conoce usted al alcalde que estuvo de interino?

“No, no lo conozco”.

“No”.

“Interino no, nomás conozco creo que era el “Güero” Márquez, uno pero interino no”.

A juicio de los laguenses, durante los seis meses, desde el 15 de enero y hasta el 15 de julio, en los que Ruíz Mojica estuvo al frente de la administración, no se realizaron acciones que hayan marcado diferencia.

Opinan algunos entrevistados:

“Yo no he visto nada, las calles están pésimas, bueno aparte que ahorita con el agua se destruye, pero aparte no, no se ha visto que le hayan hecho algo”.

“Noté que como que hubo más violencia más bien, porque fue casi en ratos que se oían tiroteos y balaceras, creo que pues no fue un buen desempeño, pero no sé si esté relacionado con él”.

“No, no me he enterado”.

“No, pues la verdad no, bueno si hubiera sido un cambio radical se hubiera notado”.

Esto, a pesar de que durante los últimos meses se vivieron en el municipio algunos hechos de consideración en temas de seguridad y de protección, civil, pues hay que recordar que durante el tiempo que Luis Jaime Ruíz Mojica estuvo al frente de la administración, se suscitaron sucesos violentos de alto impacto, así como una serie de inundaciones provocadas por la temporada de lluvias, situaciones ante las que el presidente interino, respondió de tibia manera.

Su desempeño, expresan los laguenses, fue de regular a malo:

“Pues yo creo que regular, regular porque pues yo no puedo decir una cosa que no, regular, ya si la demás gente dice que mal, yo regular”.

 “Pues ahí a medias, ni muy bueno ni muy mal, un medio, no se ha desempeñado yo para mí pues no se ha visto que haga gran cosa, no, yo no he visto mejora”.

“Yo diría que malo”.

“Pues más o menos, porque tampoco no digamos que está muy bien”.

El poco tiempo que estuvo al frente y la comparación con su antecesor, y ahora nuevamente titular del cargo, fueron algunas de las atenuantes a las que los ciudadanos atribuyeron este gris desempeño:

“Pues si este que estuvo supliendo al Güero, pues sí estuvo bien, a lo mejor era porque ha de haber dicho ‘pues para ayudarle al otro’, porque dicen que el güerito, muchos dicen, que no hizo lo que debería de haber hecho, y que dejó muchas cosas sin terminar, es más… sin empezar”.

La poca injerencia que por lo general asumen los interinatos es algo que ocurre comúnmente, pues al parecer toman el cargo sencillamente para “cuidar” el trabajo a los titulares, sin atreverse a realizar acciones o cambios trascendentales.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here