Fotografía: Juan Carlos Salcido.
Ocotlán, Jalisco.  

El ocotlense de 21 años y deportista en la disciplina de atletismo Abraham Velasco González trajo consigo la semana pasada dos preseas de bronce de los Juegos Paralímpicos nacionales, las cuales obtuvo en la carrera de relevos representando a Jalisco y los 400 metros individuales. El mismo Abraham Velazco platicó sobre lo que significó para él esta primera experiencia a nivel nacional y las enseñanzas que le dejó:

“No pues se sintió muy padre, conocí mucha gente, muchas amistades; iba un poco nervioso y ansioso porque quería dar lo máximo y saber que salía y pues, salieron dos medallas. Con lo que me quedó es, más que las medallas y todo es, que di todo de mi parte y no me quedé nada, es decir, no te sirve de nada ganar medallas si no te esforzaste o no diste todo lo que traías”.

Abraham comenzó hace sólo seis meses, gracias a la recomendación de sus amigos, quienes lo convencieron de practicar deportes, ya que no sólo compite en carreras, sino también en golbol, creado específicamente para personas con discapacidad visual, en el cual se persigue un balón con cascabeles y se trata de meter el mismo en la portería contraria, una especie de mezcla entre voleibol y fútbol.

El joven atleta también platicó acerca de lo arduo que ha sido el camino en su corta carrera, ya que si bien ha recibido apoyo de parte de muchas personas e instituciones, como el DIF, aún le falta algo fundamental para poder subir de nivel, y es un guía, ya que por su discapacidad, no puede entrenar solo y únicamente con una persona adecuada, puede entrenar, mejorar sus tiempos y aspirar a competiciones de mayor altura:

“Lo difícil de esto es conseguir un guía, por ejemplo en Guadalajara no hay problema, pero el problema es que yo entreno aquí, porque yo iba los viernes allá y no había problema de conseguir guía. Ponle que sí consiga el guía, pero este tiene que ser mejor que uno para poder exigirse uno más”.

Es por esto que en estos momentos Abraham González está buscando un guía fijo para poder superarse y poder mejorar sus tiempos, de 1:05 min en 400 metros, para competir en el selectivo de diciembre y así aspirar a poder representar a México en los Parapanamericanos de Perú.

Finalmente, Abraham agradeció el apoyo que recibió en DIF de Ocotlán, los patrocinadores que le consiguieron y por supuesto su familia, que ha notado un cambio en él desde que comenzó a competir, ya que ahora tiene una pasión a la que dedicar la mayor parte de su tiempo.

Por Juan Carlos Salcido Hernández. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here