Cortesía.
Ocotlán, Jalisco. 

La draga marina que el gobierno municipal de Ocotlán adquirió para la limpieza de lirio acuático en el río Zula puede resultar contraproducente a largo plazo, según lo dice el Coordinador del Doctorado en Ciencias en Biosistemática, Ecología y Manejo de Recursos Naturales y Agrícolas de la Universidad de Guadalajara, Luis Manuel Martínez Rivera, quien además ha hecho investigación sobre ríos desde hace más de 30 años.

La razón por la que puede resultar contraproducente, según Martínez Rivera, es por los daños que causa la maquinaria al ingresar al río:

“Porque para acercarse a dragar el centro del río, destruye la vegetación de los bordes, debe irse caminando por la orilla y luego desestabiliza las laderas del río. Entonces en ese caso si se acumula mucho sedimento orgánico, se puede hacer una estrategia de desazolve, pero siempre y cuando no se destruya la vegetación de las orillas. Más bien hay que incrementar la reforestación de la vegetación ribereña para que esta tome también nutrientes del agua sucia.”

La importancia de que dichas plantas tomen más nutrientes del agua, es porque el lirio acuático crece con mayor facilidad en el agua contaminada, y al no existir más vegetación en las orillas que ayude en la limpieza, el lirio tiene camino libre para seguir creciendo sin control.

Otro punto a considerar a la hora de limpiar el río, es precisamente el tratamiento del agua, Martínez Rivera dijo que si el agua no recibe ningún tratamiento, no importan los trabajos que se estén realizando en el mismo, porque siempre volverá aparecer la planta acuática:

“Hay que irse al origen de los problemas y el origen es que hacen descargas de aguas residuales sin tratar. Entonces lo primero que hay que hacer es que traten el agua, porque tú puedes hacer un montón de cosas sobre el rio, pero si le sigues echando aguas residuales sin tratar nunca vas a acabar.”

Por su parte, el presidente municipal de Ocotlán Paulo Gabriel Hernández declaró que el 90% del agua en la ciudad es tratada, aunque Martínez Rivera hizo énfasis en que no importa el volumen de agua a tratar, sino la eficiencia de la planta y lo limpia que salga respecto a cómo entró.

Los trabajos comenzaron a la altura de la calle Wilfrido Iñiguez en la colonia Arboledas y continuarán río arriba, posteriormente se planea limpiar en la zona centro, aunque se dificulta el acceso de la maquinaria por los puentes. En total, el municipio ha invertido millón y medio de pesos para este proyecto.

Por Juan Carlos Salcido. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here