Archivo.
La Barca, Jalisco. 

1170 hectáreas de los municipios de Ocotlán, Jamay, Atotonilco y Tototlán, lograron acceder al seguro agrícola Catastrófico, en la región Ciénega, las cuales se vieron afectadas por las intensas lluvias y posteriores inundaciones que azotaron a la región durante los meses anteriores, que causaron estragos en el área agrícola de dichos municipios.

El encargado del distrito de desarrollo 06 La Barca de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Jesús Edmundo Cinco Castro, explicó los criterios para escoger estos terrenos y de qué manera sería el apoyo:

“La normativa habla de que se pueden registrar conglomerados a través de núcleos agrícolas y un núcleo agrícola puede contemplar lo que es un ejido y estamos hablando nada más de cuestiones de temporal. El seguro agrícola cubre lo que es sequia, inundaciones, vientos y granizo. Les cubre nada más un incentivo de 1500 pesos por hectárea

En Ocotlán se registraron seis núcleos agrícolas afectados, pero hasta el momento sólo han validado cuatro, equivalentes a 360 hectáreas; en Atotonilco se registraron cuatro y todos fueron aceptados; en Tototlán presentaron tres núcleos y se han aceptado dos, equivalentes a 180 hectáreas; finalmente en Jamay fueron cinco los núcleos presentados y únicamente validados tres, que representan 270 hectáreas.

Entre las razones para no dar el seguro catastrófico a todos los solicitantes, Cinco Castro explicó que las evidencias no fueron suficientes o mostraban un daño que no representaba una pérdida total, como que había sido una inundación que no sobrepasaba los surcos. De cualquier modo estos números son hasta cierto punto preliminares, porque están buscando la manera de que más productores tengan acceso al apoyo.

Finalmente, el encargado de distrito 06 de La Barca, dijo que se podía acceder nuevamente al seguro, siempre y cuando se registrara el nuevo siniestro, y puso como ejemplo, el peligro al que se exponen en estos momentos la mayoría de cultivos:

“Lo que pudiera afectar ahorita al cultivo del maíz, pudieran ser los vientos huracanados, que tumben la caña y baje el rendimiento de producción o la cosecha”.

Esto con referencia al hecho de que muchos campesinos que hicieron segunda o hasta tercer siembra, ya no podrán tener seguro, porque no registraron los nuevos percances en tiempo y forma.

Por Juan Carlos Salcido Hernández. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here