Archivo.
Ocotlán, Jalisco. 

Comenzó el temporal de lluvias y con ello las aguas estancadas del río Zula corrieron de nuevo y junto a los contaminantes que traía. Hace aproximadamente un mes, fue reportada la muerte de peces cerca al malecón de Ocotlán, que en su momento se atribuyó a una causa cíclica, sin embargo, dos situaciones cuya fecha coincidió con la mortandad de peces, podría hacer contradecir la explicación.

La primera se trató de otra mortandad de un cardumen en un tramo del río entre El Paso de la Comunidad y San Martín de Zula. El habitante del Pedregal, Guillermo Sahagún, explicó lo que se encontró hace aproximadamente un mes:

“Llegó un agua negra, no sé si llegó o se recorrió de Ocotlán, y se murieron las carpas en ese tramo, ha de haber habido, pues yo pienso unas dos toneladas, más tilapia que carpa. Es derecho al Paso, pero hacia Loma Bonita y Zula”.

La otra situación fue la intoxicación de 40 chivas pertenecientes al habitante de San Martín de Zula, Martín Castellanos, quien deseó no ser grabado, pero que igualmente contó su testimonio.

El caprinocultor dijo que aproximadamente un mes, un grupo de sus animales se escapó de uno de los corrales donde los tenía guardados y los encontró en la orilla del río Zula, en un tramo cercano a la fábrica de muebles Taoza y Nestlé Nantli. Después de eso todos los animales presentaron una inflamación en el cuello, aunque por su rápida intervención ninguno murió.

Su preocupación es que según le dijo el veterinario y por lo que él mismo vio, el agua del Zula es la más probable causante de la intoxicación, de hecho durante las secas los ganaderos de la zona no dejan que los animales beban del río debido a que el agua despide mal olor y no tiene buena apariencia. 

Sin embargo la preocupación continua para Martín Castellanos, ya que el próximo año la situación podría repetirse. Sobre la sospecha de que el agua contaminada pudiera provenir de las dos fábricas cercanas, no lo descarta y más porque al estar el cauce sin movimiento, difícilmente pudiera venir de río arriba.

Por Juan Carlos Salcido.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here