Fotografía: María Ramírez Blanco.
Ocotlán, Jalisco. 

Eduardo Carmona Castellanos, es un joven artista ocotlense de 24 años que ha aprendido a pintar a través de la práctica en acuarela, carboncillo y café. Los colores que resalta en sus obras son el negro, café, rojo y amarillo. No es un pintor que estudió en una academia, sin embargo, desde los 16 años inició a dibujar las miradas de las personas, en específico de las mujeres, cosa que le resultaba interesante puesto que los ojos le hablan más que las palabras:

“Empecé con dibujos la verdad no me anima a pintar porque era algo nuevo para mí, mi arte es lírico nunca he estudiado ni nada, he aprendido poco a poquito y se me dio la dibujada, quise intentar con más cosas. Mi primer cuadro duré como tres meses en diseñarlo y hacerlo y me enamoré de él, tal vez no tendrá mucho poder visual pero lo que yo sentía sobre ese cuadro, es lo que me interesaban que vieran, lo que quería transmitir”.

La tristeza es el sentimiento que lo impulsa a pintar, por lo tanto sólo dibuja las miradas de las personas que reflejan melancolía.  Otros de los elementos presentes dentro de los cuadros de Carmona son las rosas, lo cual relaciona con la delicadeza y belleza de una mujer y al mismo tiempo con la rudeza que habita en ellas. Resaltó que la mayoría de sus obras son representadas por la figura femenina.

Sin embargo, realizar un autorretrato de él en el que se refleje su mirada le resulta difícil, por lo tanto optó en una ocasión pintarse como un zorro, ya que se identifica con la figura de este animal por lo solitarios que son, incluso tiene tres tatuajes de zorro en su cuerpo.   

“Una de las obra que a mi más me gusta se llama Mirada Perdida es la primera obra que hice y fue una de las que envíe, hice otra que se llama Rosa Opaco, la mayoría de las obras son basadas en mujeres, me guío mucho en las historias que las mujeres me platican, de las últimas que hice también me marcó mucho  se llama Homónimo es café y acuarela, lo hice en tributo a un amigo que falleció, y es una obra que marcó mucho mi etapa como artista porque descubrí un método que nunca lo había experimentado y expresé mucho en ese cuadro, ahorita lo que estoy lo que estoy intentando más es en carboncillo y las últimas que hice fue para una exposición de enfermedades mentales.

A lo largo de su trayectoria como pintor ha realizado seis exposiciones, en la cual en una de ellas fueron vendidas 14 de sus obras. Actualmente durante junio  y julio del presente año fue seleccionado en conjunto de 49 artistas más de todo el mundo para la publicación de un libro llamado Flamantes, organizado por Hago Cosas en España que aglomera artes como:  fotografía, literatura y pintura.

Todos los dibujos enviados por Eduardo para participar en la convocatoria ya no están en existencia puesto que han sido regalados o bien vendidos en su momento. Una de las obras entregadas a la organización española fue seleccionada para ser la portada del libro, sin embargo, aun no le han comentado cuál, sigue a la espera de la respuesta.

Por María Ramírez Blanco. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here