Por Gabriela Arreola

Con la reforma al artículo 17 de la Constitución, se estableció la creación del Instituto de Justicia Alternativa, un órgano autónomo que apoya al Poder Judicial de la Federación, y que está encargado de promover los métodos alternos para la solución pacífica de los conflictos.

Desde hace tres años se estableció en Lagos de Moreno una oficina surgida de este organismo, la cual procura desahogar disputas en los municipios que integran la región Altos Norte. El coordinador de la misma, Juan Carlos Rodríguez Rizo, indica que muchas de las diatribas entre particulares e instituciones pueden ser resueltas mediante la vía pacífica antes de que los asuntos se conviertan en judicializables y lleguen a un tribunal o agencia del Ministerio Público.

Conflictos entre particulares y del orden familiar encabezan la lista 

El titular señala que la mayoría de las quejas que atienden provienen sobre todo del municipio de Lagos de Moreno, aunque desde hace algún tiempo, no especificado por el servidor público, se han recibido casos de San Juan y Encarnación de Díaz.

«La mayoría de casos fueron del orden civil, que tienen que ver, y ocupan el primer lugar, temas relacionados con las pensiones alimenticias, la tutela de los hijos, temas de divorcios, y separaciones; luego, el segundo lugar lo ocupan asuntos del orden familiar; luego asuntos del orden mercantil, asuntos del orden penal. El tercer lugar, el cuarto lugar, en asuntos de gran importancia, son asuntos del orden comunitario. Luego puedo decir que vemos muchos asuntos relacionados con desocupación de inmuebles, los pagos de rentas. Otro tema en materia civil que también abordamos bastante tiene que ver con asuntos de contratos».

Coordinador regional del Instituto Justicia Alternativa Juan Carlos Rodríguez Rizo

Mujeres y madres, las que más solicitan servicios del IJA

Rodríguez Rizo expone que muchos de los problemas entre particulares que se resuelven por la vía pacífica en el Instituto de Justicia Alternativa tienen que ver sobre todo con mujeres y madres que piden se les auxilie para solucionar conflictos surgidos de sus relaciones de pareja.

«El que más se atiende es el tema de las mujeres, aquí acuden cientos de mujeres: mamás trabajadoras que tienen problemas de separación con sus esposos; mamás solteras que tienen un problema con su pareja, que tienen ellas la preocupación de la manutención de sus hijos; mamás, o mujeres, que vienen relacionadas con alguna difamación. Atendemos mucho el tema de las mamás. Si hablamos por género, es el tema de las mujeres».

El instituto y sus sedes regionales no cuentan con atribuciones para levantar multas ni arrestar a las personas; más bien, su trabajo consiste en invitar a las partes para que discutan el problema y de esta manera lleguen a un acuerdo. Todo esto, antes de que el conflicto llegue a niveles mayores que requieran la intervención de otras autoridades.

Los métodos mediante los que se resuelven las discrepancias son: por mediación, negociación, arbitraje o conciliación.