Alejandra Jiménez, de la Alianza Mexicana contra el Fracking, indicó que la fractura hidráulica, es la perforación del suelo hasta la “roca madre” (3 a 5 kilómetros) por medio de agua bajo un sistema de alta presión, acompañada de un cóctel de químicos nocivos para el ser humano y los mantos freáticos, pero también se trata de una técnica invasiva donde lamentablemente se ven afectados los grupos étnicos que son desplazados de sus territorios, en la búsqueda de dichos hidrocarburos no convencionales. Ante esos hechos, la sociedad se ha organizado y se han incrementado las resistencias en el país, en contra de dichas prácticas.

 

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here