Archivo.
Poncitlán, Jalisco. 

Luego de que el jefe de nefrología del Hospital Civil de Guadalajara, Guillermo García declarará que en distintos pueblos pertenecientes al municipio de Poncitlán existía una incidencia de enfermedades renales mucho mayor al resto del estado, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) emitió un comunicado en el que desmintió al nefrólogo, ya que aseguró que Poncitlán era el séptimo lugar en egresos hospitalarios por enfermedades de deficiencia renal en la entidad, y si bien aceptaban que existía una problemática en la zona, negaban que se pudiera establecer una epidemia en el municipio.

Por su parte, Guillermo García dijo que los datos de la SSJ eran correctos, pero incompletos, ya que la información con la que él pudo concluir que había un número de enfermos más alto de lo normal en la zona, fue sacada dentro de las mismas comunidades y lo afirmado por la secretaría, sólo considera un reducido número de aquejados, los más graves:

“Nada más están dando información de aquellos pacientes que se hospitalizan, qué es muy diferente a lo que nosotros estamos reportando. Esto es un programa de detección en la comunidad, no se basa en tazas de hospitalización, porque la mayor parte de los pacientes que nosotros detectamos no están hospitalizados, están en etapas tempranas de enfermedad renal y por lo tanto no aparecen en registros hospitalizados”.

Los datos que García mostró, dicen que en dichos pueblos, la incidencia de enfermedades renales en niños es diez veces mayor que en todo el estado de Jalisco, incluyendo la Zona Metropolitana de Guadalajara. Para obtener estos datos, se tomaron muestras de orina y se buscó la presencia de una proteína, que una vez detectada les permitió determinar quién estaba en una etapa temprana de la enfermedad.

Sin embargo, Guillermo García resaltó que si bien las personas que ahora están en una primera etapa, tarde o temprano necesitarán atención más especializada, y aparecerán en las estadísticas de egreso hospitalario:

“O sea, sí están enfermos, pero no requieren hospitalización, pero de que están enfermos están enfermos. Podemos retardar el avance, pero eventualmente ellos van a terminar en la fase final. Se tiene que intervenir para retardar la necesidad de que lleguen a diálisis o trasplante.”

Algo en lo que coinciden S SJ y Guillermo García, es que la problemática existe y debe ser atendida, incluso la secretaría reconoce que es un problema que ha crecido en México y Latinoamérica. En el caso concreto de los pueblos de Poncitlán, la dependencia estatal espera a que salgan los resultados de una investigación multidisciplinaria para saber el origen de los enfermos.  

Por Juan Carlos Salcido. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here