FOR USE AS DESIRED, YEAR END PHOTOS - FILE -In this March 4, 2011 file photo, men from Bangladesh, who used to work in Libya but recently fled the unrest, walk with their belongings alongside a road, as they head to a refugee camp after crossing the Tunisia-Libyan border, in Ras Ajdir, Tunisia. (AP Photo/Emilio Morenatti, File)
Lagos de Moreno, Jalisco

Los gobiernos son responsables de garantizar que los derechos sean respetados pero en el caso de los refugiados, se prueba que hay países incapaces de proteger dichos derechos.

Por Regina Machiavelo Flores

La idea de un Día Mundial de los Refugiados de acuerdo a La Agencia de la ONU para los Refugiados ACNUR es mostrar solidaridad con aquellos que debido a fundados temores de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país.

Después de la Segunda Guerra Mundial la Convención de Ginebra desarrolló el estatuto de los refugiados, los países tienen la obligación de recibir personas en estas condiciones porque todos tenemos derecho a una vida digna pero las dificultades que se puedan mostrar en países diferentes al nuestro son difíciles de visualizar y más por lo que han pasado las personas que piden el derecho de asilo explicó la Dra. Dolores del Carmen Chinas, especialista en seguridad ciudadana  y docente del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara.

“Hoy vivimos en un mundo globalizado y la población tiene derecho siempre a aspirar a mejores condiciones y a veces en circunstancias difíciles en su país de origen no pueden permanecer ahí  y se ven obligados a desplazarse hacia otras regiones, creo que hace falta una mayor conciencia a nivel global, respecto de que, todos como seres humanos tenemos derecho y especialmente aquellos que se ven forzados a desplazarse de su país de origen por cuestiones políticas, raciales de discriminación o de violencia necesitan estos estatus especiales que presta el derecho internacional y los derechos humanos, para que tengan las mejores condiciones de instalarse en el país que los está recibiendo.”

México es un país de paso, la mayoría de las personas que emigran provienen de Sudamérica, debido a las crisis económicas y políticas en las cuales se encuentran se ven obligados a moverse pero la mayoría no pide asilo, sino solo transita por el país. Entre el 2013 y el 2015 hubo un aumento del 162% en las solicitudes de asilo a personas procedentes de el Salvador, Honduras y Guatemala, esto es menos del 1 por ciento de los migrantes en tránsito de estos mismos países, indica la ACNUR en México en su último informe.

La opinión pública sobre los migrantes y los refugiados se ha transformado con el tiempo, ya que la población en general tiene impresiones negativas sobre estos grupos vulnerables gracias a que los medios han seguido líneas editoriales que los clasifican como criminales o portadores de problemas sociales expone la Dra. Carmen Chinas.

“ También es posible que los medios marquen una línea editorial a favor de sensibilizar a la población con relación a que son personas que tienen derechos fundamentales y que deben ser respetados y garantizados o la otra perspectiva que digan bueno es que vienen aquí a causarnos problemas que tienen en su país de origen y que los traen al nuestro, en ese sentido los medios si pudieran influir en determinado momento en la opinión pública para ver esta condición de aceptación o rechazo hacia a quien nosotros vemos diferentes.”

El año pasado Tijuana y Mexicali recibió una cantidad sin precedentes de migrantes haitianos que intentaban recibir asilo o cruzar de cualquier manera a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades pero esto generó una crisis migratoria en nuestro país que sirve de paso. Hubo opiniones y acciones encontradas dentro de la sociedad civil, ya que muchos ayudaron y otros tantos repudiaron la presencia de los migrantes. El gobierno mexicano obligado a atender este tipo de crisis hizo caso omiso a las peticiones internacionales y nacionales de atender el asunto.

Las opiniones que se puedan percibir o leer dentro de la sociedad también revela si se tiende a la xenofobia o a la solidaridad.

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here