Lagos de Moreno, Jalisco.

A través de una solicitud de transparencia se informa sobre la operatividad de la planta en San Miguel de Cuarenta, sin embargo autoridades municipales apuntan que es necesario conseguir personal para el funcionamiento de un reactor siendo que éste funciona de manera autónoma.

Por Jonatan Gallardo

En una solicitud efectuada a la Unidad de Transparencia e Información Pública Municipal se pidió información sobre la operatividad de la planta tratadora de agua residual en San Miguel de Cuarenta. En el documento se menciona que la calidad de agua tratada es del 50% debido a la reparación de los dos equipos de aeración del reactor anaerobio.

Según da cuenta Juan Bernardo Santos Hernández, jefe de la Unidad de Transparencia, la Comisión Estatal del Agua levantó un acta donde menciona que la falta de operatividad se debe a que genera más actividad laboral por parte del cuerpo operativo de los trabajadores, ya que se forman más sólidos flotantes que hay que retirar manualmente.

Si bien el documento indica que no cuentan con personal para quitar lo que flota, el mismo mecanismo de la planta debe encargarse de ello. Ahora que si no funciona el reactor encargado de dicha función, se habla de una instalación incompleta cuando fue la última planta construida en el municipio y la más completa para el tratamiento de aguas residuales.

Bertha Alicia Arce Chávez, maestra e investigadora del  Centro Universitario de los Lagos, habla sobre las bacterias encargadas de comer algunos residuos y su función. “El tratamiento de qué depende, del tipo de contaminantes que quieras eliminar o el tipo de bacterias que quieras usar. Las bacterias se comen todo si las educas porque las puedes ir cultivando en laboratorio y decirle “cómete esto, cómete esto” y generas una sepa que se come, por ejemplo, papel del baño. Entonces unas se comen papel, otras materia orgánica, otras metales y otras tintes o tintas.”

Si bien los reactores deben estar en perfecto movimiento para que las bacterias tengan un proceso en su metabolismo, impera que se conserven las maduras porque si están recién cultivadas no comen y las viejas generan más descomposición. Se necesitan de una edad o condición metabólica lo suficientemente madura para que puedan ingerir los elementos contaminantes.

El reactor biológico es la parte más importante de la planta de tratamiento donde se hace el proceso de multiplicación de los microorganismos. Las plantas tratadoras responden a modelos perfectamente homologados, por lo que la de Lagos de Moreno no debe ser diferente a otras sino no funciona.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here