Por Paúl Martínez Facio

Comanja de Corona es quizás la delegación más grande del municipio de Lagos de Moreno, cuenta además de la propia delegación, con una serie de rancherías que pertenecen a la comunidad. Dice Miguel López Alcalá:

«Entre niños y adultos, a lo mejor unas 4 mil o 5 mil gentes. Estamos hablando de Santa Elena, El Ejido, Bernalejo, La Perlita, las Huertas, Los Llanitos, El Zapote, o sea que todas esas rancherías pertenecen a la comunidad, en total a lo mejor sí, unas 4 o 5 mil gentes alrededor de esto que es Comanja».

Son estos 4 mil habitantes los que actualmente reciben servicio en el centro de salud de la comunidad, sin embargo, algunos de ellos manifiestan, la atención que les brindan no es la que realmente requieren, pues no es suficiente o no es lo completa que debería.

«Pos mire, hay veces que si atienden pero no tienen lo necesario de medicina, porque les traen muy poca medicina».

«La verdad yo casi no voy, porque pues sí, cuando voy son muy especiales, dan tantas fichas y ya no quieren dar más. Yo mejor prefiero irme a León».

«Siempre voy a León, porque nunca están, creo que me toca tan mala suerte que es sábado o domingo, casi no hay medicamentos, muy poco, hay muy poco medicamento».

Y es que aunque actualmente cuenta con servicio médico, quienes atienden ahí son estudiantes de medicina que se encuentran en su estadio de pasantes, por lo cual restringen sus servicios a la consulta general, y con un horario limitado. Respecto a la atención que reciben y a la necesidad de que se designe un médico de planta en la comunidad, escuchamos nuevamente a los habitantes de la comunidad:

«A mí me ha tocado, ya por eso ni me paro en el centro de salud, una vez tenía a mi hijo malo y lo llevé, y no me lo atendieron, que porque no era horario… pues sí, si es necesario aquí eso, pero estamos olvidados».

Además, mencionan que las necesidades de la comunidad han venido creciendo, y que para servicios de urgencia o especializados, tienen que trasladarse, ya sea a Lagos o a León, en un viaje de al menos 30 minutos, para el que a veces no cuentan con un transporte disponible, por lo cual es necesario un mejor equipamiento del centro de salud.

«Nos hace falta más equipamiento en el centro de salud, el edificio está grande pero faltan mucho aparatos, para rayos X, ultrasonidos, nos falta un dentista, que venga, un doctor de planta porque no hay, son puros pasantes, entonces ellos terminan su periodo y se van, y está sin doctor, en ocasiones hay, surgen emergencias en la noche y córrele hasta León».

«Antes era más el servicio, ahí atendían mujeres cuando nacía un niño, tenían sus camas, tenían todo, y se las llevaron para traernos unas mejores pero ya nunca volvieron».

Al respecto de los servicios que ofrecen y las posibilidades de atención en caso de urgencias escuchamos a Melisa Vázquez Márquez, médico pasante en Comanja:

«Aquí solamente es consulta de primer nivel y se acabó, lo que sí podría hacer es poner una férula, o una sutura, pero pues no tengo radiografías, un decir, si hay alguna persona que se caiga o así, lo único que puedo hacerle es inmovilizarlo y mandarlo a un hospital de segundo nivel».

Esta situación, además, es algo que se repite constantemente en las delegaciones rurales del municipio, en las que usualmente no existe un médico de planta y son atendidos, cuando hay, por estudiantes en pasantía.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here