Salud
Salud.
Además de ilegalidad en la compra-venta de medicamentos al mayoreo, el hecho de auto medicarse puede causar adición y generar graves problemas de salud

La venta de medicamentos a granel que se lleva a cabo en  tiendas de autoservicio y cadenas comerciales se ha convertido en un problema para las autoridades, ya que promueven la automedicación y posibles adicciones, lo cual es riesgoso para la salud, pues representa un peligro para quienes usan medicamentos sin la prescripción de un especialista, comenta Rodolfo Froylán Carrillo, coordinador regional de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Jalisco (COPRISJAL).

 “Hay una parte que contempla la ley general de salud aquí en el país, que establece que para la venta suministro y público todos los medicamentos requieren una prescripción o una receta expedida por profesional, sin embargo,  hay unos que se denominan de libre venta, estos se determinan por grupos de medicamentos que van del 1 a 6 y los de libre venta se consideran en este último grupo, en el grupo número 6”.

Froylán Carillo, hace hincapié en la tranquilidad con la que algunos  farmacéuticos y sus proveedores son capaces de llevar a cabo este tipo de prácticas ilícitas.

“Cuando nosotros hacemos una vista de verificación a estos establecimientos, no sé, hablemos de una tienda de abarrotes o incluso una cadena comercial (que ya hay aquí en la región) muchas de las veces el objeto  que va en la orden de verificación es un objeto de manera general, tenemos que revisar todo en el establecimiento, pero cuando el verificador dentro de lo que es su trabajo de checar el establecimiento, observa que hay venta dentro de lo que maneja ese establecimiento hay venta de medicamento, él tiene que checar qué tipo de medicamento es, si no están contemplados dentro de lo que decíamos del grupo 6 entonces se puede implementar una medida de seguridad que es el aseguramiento”.

El entrevistado explico que trabajan con base en el título decimoséptimo de vigilancia sanitaria, capítulo único de la Ley General de Salud, el cual autoriza realizar las verificaciones sanitarias abarcando los artículos 393 a 401, donde se señalan los requisitos para para realizar las mismas, tanto para el orden de verificación, los verificadores y verificados.

 “No puede haber venta a granel de medicamentos y ahora sí que ya ni en los que no son farmacias, pero tampoco en las farmacias. Sí tiene que ir el empaque completo porque se supone que es la prescripción del médico quien te está dando la dosificación, la cantidad que vas a requerir para la sintomatología de lo que tu estas presentando, por lo que te estás presentando a consulta. Entonces no se puede tener en esa parte tampoco una venta a granel”.

Las personas de las rancherías continúan con este tipo de prácticas, se les hace fácil porque escuchan recomendaciones de conocidos, no acuden al médico y terminan optando por auto medicarse, a lo que se suman factores económicos, de distancia y de tiempo.

 “Es una práctica muy arraigada, sobre todo en las localidades de la periferia, ya no tanto, sí se da en las cabeceras municipales, pero se da mucho más en las rancherías y esto más que nada también lo ocasiona la dificultad que tiene la gente para trasladarse hacia donde hay un servicio médico”.

Es importante resaltar que además de proveedores y farmacéuticos, las personas que compran medicamentos a granel también pueden estar incurriendo en un  delito y volverse acreedores a una sanción.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here