Salud.
Ceguera, sordera o hasta la muerte, pueden ser consecuencia de la enfermedad

El sarampión es una enfermedad viral infecto-contagiosa que puede afectar a cualquier persona, principalmente a los niños. Los índices de vacunación han disminuido en los últimos años, lo que se asocia con problemas económicos o sociales que favorecen la reaparición de brotes, comenta el Dr. Esteban González Díaz, profesor investigador en el área de clínicas médicas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud.

“Ya no teníamos sarampión en las Américas, erradicado a nivel mundial no, pero ya estaba, digamos, controlado, ya no había cazos en la gran mayoría del mundo. Sin embargo, sí había algunas regiones de Asia, de la ex Unión Soviética, de África, donde todavía había brotes, la mayor parte del mundo ya estaba controlada. Sin embargo, por diferentes circunstancias se volvieron a presentar brotes en lugares donde ya estaba erradicado, por así decirlo, por la reemergencia, tanto porque bajaron los niveles de vacunación, por cuestiones de grupos que no quien vacunar, por cuestiones de problemas sociopolíticos, de infraestructura de las redes de temperatura para mantener las vacunas, y esto favoreció que volviera a haber casos y como hay poca inmunidad entre las personas, pues volvió a haber brotes”.

González Díaz aseveró que es una enfermedad que puede provocar la muerte y en muchos de los casos dejar secuelas o efectos secundarios, por ello es importante que la población sepa identificar los signos y síntomas de la enfermedad.

EGD: —Sí, es una enfermedad que puede llevar a la muerte, sin embargo, principalmente el problema es de que lleva a secuelas muy importantes, secuelas como sordera, secuelas como ceguera, secuelas como daños neurológicos importantes y pues bueno, la muerte.

Radio UdeG: —¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

 EGD: —La enfermedad se caracteriza por un cuadro de corizas, de tos, de ojos rojos, conjuntivitis y de un sarpullido que son manchas, pápulas de forma centrifuga o centrípeta y con manchas muy características que se llaman manchas de copric en las mucosas de la boca. 

El entrevistado explico que una persona que ha recibido la vacuna tiene menos probabilidades de adquirir el virus, lo que no quiere decir que esté exento. Sin embargo, quien ya cuenta con la vacuna podrá desarrollar menores efectos secundarios y el proceso de curación será más rápido.

“Las defensas que recibes cuando eres vacunado lo que hacen es que te ayudan a protegerte a que no enfermes tanto, o sea, no son un traje de astronauta o una burbuja para que no te expongas al agente y que no te llegues a infectar, lo que hacen es que te ayudan a tener un mejor sistema inmune para enfrentar la infección. Sin embargo, aquellos que fueron vacunados con vacunas que no tuvieron el control, como ya mencione antes, o porque ya pasaron demasiados años y no tuvieron un refuerzo, pues van a tener los anticuerpos más débiles y por lo tanto pueden tener un cuadro más severo”.

El sarampión es una enfermedad altamente trasmisible que puede adquirirse mediante gotas de saliva, superficies contaminadas por el virus o por vía aérea. Es importante reiterar que es una enfermedad curable si se detecta a tiempo.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here