Salud.
Autoridades de la escuela detectaron el problema y trabajan en la concientización sobre los riesgos del trastorno

Hace algunas semanas, a través de comentarios del responsable de la cooperativa de la Escuela Preparatoria Regional de Colotlán, las autoridades del plantel se dieron cuenta de que algunos alumnos presentaban conductas poco saludables con relación a su alimentación, fue así como comenzaron a indagar sobre el asunto y se dieron cuenta que algunos jóvenes presentan conductas asociadas con la vigorexia, de lo que habla el director de bachillerato, Mtro. Roberto Carlo Ruiz Pérez.

“Resulta que empezamos a observar ciertas conductas no saludables en el plano de la alimentación, le pedimos apoyo tanto a la Secretaria de Salud como a algunos maestros de nutrición de ahí del Centro Universitario, en el que se hizo un diagnóstico sobre los hábitos alimenticios y nos arrojó unas situaciones que al principio, pues no nos causó tanta alarma hasta que empezamos a ver qué es lo que estaba sucediendo en realidad. Tenemos, no sé si por cuestión de moda o a qué se deba, empezamos a tener alumnos que desarrollaron vigorexia, entonces esa vigorexia pues, los espacios que tenían aparentemente de esparcimiento, de descanso, se la llevaban metidos en el gimnasio”.

Ruiz Pérez agregó, que en los gimnasios les invitan y ofrecen el uso de proteínas, lo cual, para la edad de los estudiantes, puede ser perjudicial y por ello decidieron dar una conferencia para que los jóvenes sean conscientes del uso de este tipo de sustancias.

“Si había una buena cantidad de alumnos y entonces consumían proteína, en este caso algunos polvos que había que licuarlos en algo, ya sea en un jugo o en algún licuado de fruta, no sé, y entonces llegaban a la cafetería y pedían que les agregaran la proteína, hasta que nos dimos cuenta y nos dimos a la tarea de sondear esa cuestión que estaba realizándose, esa práctica, y entonces lo que hicimos fue invitar a algunas personas expertas y certificadas en el tema a que tuvieran una plática, una exposición de qué sucedía con esa proteína y ese aparente suplemento alimenticio”.

Cabe señalar que la proteína no era vendida dentro de la escuela, los alumnos eran quienes la llevaban y solicitaban que fuera agregada a sus bebidas. Actualmente ya no se les permite a los estudiantes preparar el producto en la cooperativa. En ese mismo sentido, algunos alumnos y personal de la institución comentaron que conocen a estudiantes que continúan ingiriendo proteínas y consumiéndolas dentro del plantel.

Radio UdeG: —¿Conoces alguna persona que use proteínas en este plantel?

Estudiante 1: —Sí, algunos compañeros y conocidos míos las utilizan.

Estudiante 2: —Sí, nada más de una o dos personas, nada más.

Estudiante 3: —Sí, casi la mayoría de los alumnos y más los hombres.

Intendente: —Sí por ahí alguna persona, recuerdo que otra persona en semi escolarizado, en el sistema semi escolarizado, venia y antes de entrar a su clase consumía proteína.

Estudiante 4: —Sí.

Estudiante 5: —Sí.

Radio UdeG: — ¿Es de tu conocimiento si ellos las preparan o aquí mismo las consumen en el plantel?

Estudiante 1: — La verdad no sabría decirle.

Estudiante 2: — No, creo que las traen de su casa o algo así.

Estudiante 3: — No, de eso desconozco totalmente.

Estudiante 4: — Me parece que las traen preparadas ya.

Estudiante 5: — La preparan aquí en la cooperativa.

Cabe señalar que mediante una reunión se informó a los padres sobre la situación presentada y estuvieron de acuerdo en que se les informe a los jóvenes sobre temas de nutrición y alimentación.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here