Ocotlán, Jalisco. 

Con el objetivo de comenzar simbólicamente la construcción de la primera etapa del Centro de Rehabilitación Integral de Ocotlán (CRIO) fue que el pasado sábado 20 de agosto se colocó la primera piedra de la construcción, por parte de autoridades municipales y benefactores que buscan aportar para que se lleve a cabo la edificación.

La psiquiatra especialista en rehabilitación, Marcela Paulina Chávez Pulido, habló acerca de la importancia de que un centro de estas características sea construido en el municipio:

“Nosotros vemos la discapacidad muy alejada, pero la tenemos a un lado; un accidente de tráfico, en un carro, motos o cualquier otro vehículo de motor que se les ocurra, a nosotros nos puede tocar, nos puede llevar a necesitar una rehabilitación o un apoyo rehabilitador (sic.) el cual es difícil de conseguir, es caro, de hecho en instituciones privadas, trabajar con un médico especialista en rehabilitación con un bloque de diez sesiones de terapia, estamos hablando de un promedio de cinco mil pesos”.

Esta primera etapa se planea construir solamente la planta baja, la cual constará de cuatro secciones: la recepción, donde se recibirá a los pacientes; la de cubículos y consultorios; la tercera y más importante que es el área de terapia física y finalmente un bloque dedicado al estacionamiento, bodega y servicios.

Dentro del área de terapia física, se incluirá un tanque para hidroterapia, además de que será más grande. También habrá un tanque de Hubbard, que proporcionará baños termales y minerales, así como finalmente se planea conseguir cuatro tinas remolino, que funcionan para terapia en extremidades.

En el acto de igual manera estuvo presente la directora general del Centro Psicoeducativo Freire, Marcela Páramo Ortega, quien se ha destacado en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad. Ella dio un mensaje donde dijo que la sociedad debe involucrarse más en proyectos de este tipo:

“Tenemos que saber cómo sociedad, que todos somos corresponsables y tenemos el compromiso de hacer que alguien que nació con esta situación de vida o por un accidente quedó en circunstancias desfavorables, continúe su vida, con una buena calidad. Esto no es una dádiva, es un derecho, así lo marca la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Entonces como sociedad tenemos ese compromiso de que la calidad de vida de las personas con discapacidad no disminuya, es un derecho a trato digno, respetuoso e igualitario”.

El terreno donde se construirá el Centro de Rehabilitación Integral es de 1149 metros cuadrados, y se ubicará junto al Hospital Materno Infantil y el Centro de Asistencia y Desarrollo Infantil (CADI) y el costo de esta primera etapa asciende a los ocho millones de pesos.

Por Juan Carlos Salcido Hernández. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here